11 noviembre 2007

La bendición de tener hijas feas



Anoche se celebró en Tenerife el concierto de los 40 Principales, con un nutrido cartel de artistas encabezados por Andrea Corr. Andrea Corr me gusta para tenerla metida dentro del iPod, pero no doy un duro por ir a verla en directo. Mi hermana, que tiene 55 años, me quería convencer para que fuéramos. “Los conciertos son para los jóvenes. Yo ya soy viejo”. Le dije.

Ella me replicó que no se consideraba vieja, y que iba a ir… Y así le fue. Un desastre. Trece mil personas embutidas en un recinto ferial encerrado. Calor y aglomeración. Mi hermana fue acompañada de unas amigas y una de ellas se desmayó. Tendría que haberme hecho caso, los conciertos no son para viejos.

Mi último concierto en vivo fue La Oreja, hace unos cuatro años. Y tuve la conciencia de que sería el último. Porque uno mira a su alrededor y se encuentra fuera de lugar. Ahora tengo 44 años, pero ya cuando tenía 27 me di cuenta de que mis días de concertista estaban contados. Era un mitin político, con dos actuaciones artísticas. Diango estaba arrasando, frente a su oponente, Marta Sánchez. Curiosamente el cantante viejorro logró meterse a los jóvenes en el bolsillo: tanta pasión e intensidad le ponía a su interpretación. La gente estaba en pie. Yo en las gradas. Miré para todos lados y me di cuenta de que yo era el único que vestía unos pantalones de algodón azul marino: los demás todos vaqueros desgastados. Ahí fue cuando sentí que ya era viejo para conciertos. Y eso que tenía solo 27 años.

Por eso le advertí a mi hermana que para dónde iba con 55 primaveras a las espaldas. Lo que me contó es que, efectivamente, aquello estaba lleno de adolescentes, que deambulaban de un lugar para otro. Y que se sorprendió porque nadie ponía asunto a los cantantes. Específicamente, las jovencitas se paseaban en medio del tumulto, exhibiéndose, contoneándose, luciendo lo que los antiguos llamaban palmito y que hoy identificamos como tetas y culo. En busca de machos. Bebiendo, emborrachándose, ligoteando. Nada de atención a la música. Qué desencanto, pensó ella.

Mi hermana tiene una amiga rusa, que lleva varios años aquí y tiene una hija ahora adolescente de 15 años. Dice que su amiga rusa está al borde de un ataque de nervios, casi histérica, porque la niña, que de pequeña no era cosa del otro mundo, se ha ido desarrollando y se ha puesto de buena que es para cagarse: para cagarse la madre, que ve cómo los machos no paran de acosarla y todos quieren dar buena cuenta de esas piernas largas de rusa, de esas prominentes nalgas de rusa, y de esos desquiciantes pechitos de rusa. Yo supongo que serán muchachos que habrán visto la película Dr. Zhivago.

Y precisamente la rusita estaba en el concierto, y mi hermana vio cómo los machos no paraban de acosarla, meterle mano a toda costa. Dice que por lo menos la niña parecía de momento defenderse bien del asedio, que no se dejó magrear. Pero, jah: ¿cuánto tiempo tardará la fortaleza sin rendirse?

Muchos padres suelen sentirse muy felices cuando les nace una niña. Toman al bebé en sus brazos y lo observan embriagados: “Eres una niña preciosa”, suelen decirle. Y la quieren con toda el alma “porque es preciosa”. A mí este comportamiento siempre me ha parecido escandaloso: ¿Es que si fuera fea no la querrían igual?

Pues nada. Visto lo visto está claro que tener hijas feas es una bendición. Y que la felicidad por el nacimiento de una niña “preciosa” no compensa ni de lejos el histerismo, la agonía que vivirán los padres cuando esa niña se haga adolescente y el enjambre de machos empiece a revolotear a su alrededor.

Así que ya lo saben. Si alguno de ustedes ha cometido actos impuros y a consecuencia de ellos le ha nacido una niña con orejitas de soplillo, ojitos estrábicos, y nariz de águila imperial, déjenla estar así. No merece la pena molestar a los cirujanos. Ustedes lograrán una existencia razonablemente feliz a lado de su hija solterona. Nadie les va a molestar. Alégrense.

13 comentarios:

el_Vania dijo...

Pues no se crea, yo coincido con usted... ahora que mi mujer y yo estamos planteándonos tener descendencia... prefiero traer a un chico... porque si viene la chica y es guapa como su madre, la Inquisición van a parecer los TeleTubbies al lado de mi brutal represión!!

Esto mismo le ha pasado a mi hermano, padre hace poco de una preciosa niña... y no vea como se puso cuando le dije... "verás dentro de 14 años o así, cuando venga el de rastas y piercings a buscarla, qué gracia te hace".

Jajaja... así de coña, pero sus reflexiones son lo más profundas y reales que uno se puede echar a la cara.

Reciba un fuerte abrazo, como de costumbre.

Salud/OS!

MILA dijo...

A mí los conciertos me dan agobio. Tanta gente invadiendo el espacio vital unos de otros... Al único concierto que voy fijo es al que dan Los Gofiones en Navidad y eso porque es al aire libre y de paso me puedo echar unas isas con mi Lemes.
Yo tengo dos hijas bastante monas ellas, bien formaditas, ellas, y en plena ebullición ambas las dos. Pero ese tema no me preocupa, porque no son descerebradas y encima me lo cuentan todo, lo bueno y lo malo. Suerte que tenemos algunas. La cuestión no está en si son feas o guapas sino en si su objetivo en la vida es algo más alto que el de dejarse magrear por el que tengan al lado y apuntarlo ewn una diario.
De todas formas de mis tres retoños el más guapo es el Lucas que tiene unos ojazos verde, y un hoyito en la barbilla que yo me lo como.

ornitorrinco enmascarado dijo...

Buen consejo, pero en mi caso llega demasiado tarde...

:-)_

(No se como se pone la baba cayendo con los smileys estos)

George Hazard dijo...

No sé, Johnny, yo creo que no eres tan viejo y que tu hermana tiene razón, sintiéndose tan joven. Al final la edad está en el alma, aunque comprendo que hay aglomeraciones insoportables, yo ya no puedo entrar en un pub donde para tomarte una copa te dan de codazos.
En cuanto a las hijas feas, pues mi hermana, que tú la has visto en foto, es guapísima y yo estoy encantado. Sé que soy su hermano, pero participéd mucho en su educación y también la veo como a una hija.
De todos los novios que ha tenido, sólo uno no me gustaba y le dije que hiciera lo que quisiera pero que con mi aprobación no contaba.
Ahora está con uno muy majo y por mí como si se acuestan en la habitación de al lado.
Bueno, qué rollo estoy metiendo.
Que eso, que si el artista merece la pena yo voy al concierto y además en pie de guerra.
Emulándote, jah!

Burnout. dijo...

Es como el chiste:
-¿Que ha sido, niño o niña?
-SOLTERA.
Porque tienes toda la razón y para que vamos a negar nuestra hipocresía: Es más facil educar a un hijo porque nadie te lo puede devolver a casa CON regalito...
Hombres y mujeres hoy en dia beben y se drogan por igual, y mueren en accidentes de tráfico de la misma manera.
Y si le enseñas a usar la gomita le puedes evitar males venereos y dejarle disfrutar de la vida que tú tuviste sin problemas.
Una chica ya tiene más complicado eso mismo. Porque su sistema de protección ya es más complejo.
O recurrimos a las hormonas -y te jodes el metabolismo- o el poder follar a gusto se convierte en un juego previo de contorsionismo vaginal. O en la sensacion de que enculas a Raikonnen con tanta goma por en medio...

Y siendo más hipócrita todavia tenemos hoy en día las familias estilo "Bernarda Alba" que se vuelven a poner de moda en estos tiempos inciertos, sobre todo porque los padres cada vez tienen más excusas REALES para no dejar salir a sua hijas de casa... hasta que las mandan a currar para ELlos.
Para eso sí que las dejan salir de casa. Es lastimoso.
Yo tengo suerte de tener un hijo sanote, majo, y recemos a San Canuto: Que no salga como el padre de disoluto.
Un saludo.

Will dijo...

Sr Ingle:

Hoy en dia los guapos nos sentimos acosados seamos del sexo que seamos..

le podria contar yo unas cuantas historias...

Will Truman

JOHNNY INGLE dijo...

Sr. Will: lo que cuenta debe de ser un completo fastidio (jiji).
A mí sólo me pellizcó de muy pequeño la niña boba y bigotuda de unos vecinos. Por suerte me he librado de torturas mayores. Le recomiendo que adquiera una malla protectora de acero con refuerzo pelviano...

SR. BURNOUT: Su metáfora de Raikonen llega hasta el alma. Se entiende a la perfección. Carajo, qué cosas.

GEORGE: Yo soy hermano pero tampoco soy padre. No obstante, algo me dice que no es comparable asistir a la perdición de una hermana que a la de una hija de leche (y nunca mejor dicho). Lo de la hija viene a ser una especie de castración. Eso tiene que doler. Mientras que la hermana...mmm, bah, que respondan de ella quienes la trajeron al mundo. (emulándome, sí, esta noche quiero pescar la novena de Beethoven, porque vi la película: suelo combinar películas y música).

SR. Ornitorrinco: ¿no habrá cometido usted el error de engendrar una hija hermosa? ¡Por dios! ¡Es que si un programador no es capaz de prevenir peligros futuros! El smiley es correcto, ya que mientras escribía me escurrió desde la pantalla una gota gelatinosa que no sé...

SRa. Mila: Yo detesto a los Gofiones, aunque yo mismo soy un gofión no lo voy a negar: dícecese de las personas que consideran el gofio como un manjar celestiar y alimento de primera necesidad y primerísimo placer. Respecto a sus hijas,mmm, opinio que llegado un cierto día dejarán de contar las cosas que hacen (y si no se callan la boca va a resultar un poquitín bochornoso, jiji)

Pues ya sabe, SR. VANIA: si lo que quiere es un varón, aproveche las noches de luna creciente, y mantenga la castidad el resto del mes. Le saldrá un auténtico macho ibérico.

Salud.

el_Vania dijo...

¿¡Qué me dice!?
¿¡Es eso cierto, como lo de cortarse el pelo en menguante para que crezca con más fuerza!?
Llámeme lunático si quiere... pero vamos, de ser verdad, lo seguiré a pies juntillas. Lo peor será la castidad el resto del mes. Ya sabe, el esperma es también el veneno. Hay que expulsarlo o uno se vuelve muuuuy malo.
Salud/OS!

el_Vania dijo...

Por cierto, acabo de ver que me ha elevado a la categoría de "Espiritu afín", lo cual le agradezco enormemente.
Un estremecedor abrazo, amigo.
Salud/OS!
PD: No sé si esto me dará derecho ya a tutearle... quizá sí, pero no me siento digno, por lo mucho que le respeto... sepa usted que es el único blogger que recibe ese trato.

Loredhi dijo...

Sr. Ingle,

No sea tan radicalo, hombre... Ya ve, yo tengo un pequeño que va a ser el hombre más guapo del mundo cuando crezca, que eso fijo, que tengo pruebas, y considero de lo más normal que una guarraputacerdacualquieraabusonatotal se lo quiera ligar cuando mayor...

Es ley de vida, Sr. Ingle, y debemos aceptarlo con naturalidad.

Inés Perada dijo...

Yo, como usted, no tengo vástagos, así que me da un poco igual.
Aunque por comentar algo le diré que tal como vienen las nenas adolescentes ( por lo que veo en el bus, principalmente) en muchas ocasiones son ellas las que en ocasiones acosan a las criaturitas del sexo masculino.Y tampoco las veo como víctimas según se les oyen las conversaciones...pero va a ser que es que no tengo hijas, eso es.

Salud, señor Ingle.

chuliMa dijo...

Pues yo tengo una nana. Y ya tiemblo. Aunque no se, siempre me queda el recurso de ser como la madre de la Tamara, la señora esa 6 dedos, llenar el bolso de peñascos e irme detrás de ella y liarme a bolsaso limpio con to el que se le acerque...o, no se...una bombona de cinco litros de espray antivioladores y fsssss en los ojos..o, no se, nose, aun me quedan años por pensar y afinar ideas.
aysss...mare mia...

Saludos.

Anónimo dijo...

La madre que te parió: es la publicación más egoísta que he leído en mi vida.

Yo soy una hija guapa de 24 años y NUNCA han revoloteado machos a mi alrededor manoseándome, porque nunca me he metido en lugares pensados para ello. Sólo me relaciono con personas normales.

Pensar en tener una hija fea es pensar en tu tranquilidad, pero no en la felicidad de esa hija que ya decidirá ella lo que quiere y lo que no quiere. O es que quieres que piense: "Soy fea, pero a mi padre le gusta que sea fea para que no pueda tener novio y ser su chacha cuando sea un vejo egoísta".

Deberían ahcer un análisis psicológico y emocional a la gente que quisiera tener hijos...