30 abril 2006

La Oreja se pone viejorra

Jah! Yo para lo de la Oreja soy de los primeros. Llevaba semanas esperando con ansiedad el día en que se pusiera a la venta el nuevo disco. GUAPA. Y esta tarde me lo he comprado. Apenas acaba de salir y ya lo tenemos hasta en la sopa. Estuve una hora en el hiper y no paró de sonar. Llegué a casa y mientras leía el libreto puse la tele y me salió la Oreja "in person". Por tanto, no voy a recomendarles a la Oreja, porque la Oreja es de todos y sus discos se venden como el chocolate (jeje, ya me entienden).

Yo soy un fan incondicional. He estado en un concierto y fue una experiencia inolvidable. Se lo montan en plan sencillo, sin decorados, sin luces, con camisetas. Amaya no es una tía supersexy. Es una vasca como cualquier vasca, chaparrita. Su voz, sin embargo, sí que tiene personalidad, y es una voz supersexy. Eso la transforma en el escenario, y transforma los ojos de sus fans, que no paran de llamarla guapa y guapa y uno treparía al andamio para darle un par de besos y quien dice besos dice un par de revolcones.... No quiero salirme de la música.

En el nuevo disco Amaya sigue sin vocalizar, las letras no se entienden, a menos que uno se lea el libreto. Pero no hace falta entender más que una frase llamativa. El primer single, "muñeca de trapo" es la canción perfecta para arrasar. La melodía llega al fondo del corazón, y la única frase inteligible dice que "eres todo lo que más quiero". Señores: les aseguro que eso, dicho con la voyz de Amaya, resulta devastador. ¿Cuántas parejas se van a sentir enamoradas escuchando el CD de la Oreja mientras dan un garbeo en el buga?


Los orejeros han intentado ser más "guitarreros", y hacia el final del disco nos sorprenden con una ranchera, que está muy de moda. Por lo demás, creo que es la Oreja de siempre. La que nos gusta.


En la contraportada del disco se explica: Guapa es la historia de quien acepta cumplir años, de quien hace del tiempo un aliado sigiloso que, cada mañana y frente al espejo del alma, le hará sentirse cada vez un poco más guapa...

Por lo que entiendo, lo que le ocurre a la Oreja es que siente cómo se va poniendo viejorra. Los años pesan. Y las arrugas. Las canciones hablan mayoritariamente de desamor y de nostalgia. Bien: ahí tienen la foto. Han pasado diez años. Y aquí nadie ha vendido el alma al diablo a cambio de la eterna juventud. La Oreja se siente viejorra, igual que nosotros nos sentimos viejorros, y ya no nos vemos tan "guapos".


Este título del trabajo, no obstante, está muy bien elegido: ¿A qué chica no le gustará que le regalan el CD y le digan: "Aquí tienes: GUAPA"?

I love La Oreja (aunque se ponga viejorra).



4 comentarios:

Edmundo Mantel dijo...

Pero, ¿comprar discos todavía es legal?.

JOHNNY INGLE dijo...

No sólo es legal, sino que además es recomendable: ya que así tienes la oportunidad de conocer a una "simpática cajera" del Carreful, que mira a todos los clientes a la cara, les muestra una sonrisa, pasa unas bragas por el lector de códigos de barra, pip, otra sonrisita al cliente, luego un sujetador, pip, otra sonrisita, y así diez minutos de espera: me la comería viva, pensé, esta pasmada simpática me va a reventar los nervios. Sin embargo al fin pudo más mi lado bueno y cuando me tocó pasar el disco de la Oreja (que no es tan importante como unas buenas bragas de encaje) fruncí yo también los labios en un rictus de sonrisa. Oiga: yo cumplí con ser humano. Ahora que la historia me juzgue.

Edmundo Mantel dijo...

¿Por qué no dice nada de la expresión de asco que le devolvió la cajera ante su cara de baboso-sonriente-contemplador-de-bragas-ajenas?

Mari-- dijo...

Tierno el poste.

Tierna la charla entre don Yoni y don Edmundo.