11 febrero 2007

Ven y podrás tocarlo todo




Verán: Yo era de esos tipos que nunca han sentido la tentación de morder una manzana. La marca Apple me parecía una extravagancia de los americanos: computadoras sin Windows es lo mismo que casas sin ventanas.

Pero igual que una novia sueña con casarse de blanco, de repente me entraron picores por hacerme con un reproductor: iPod, iPod, iPod, todo el mundo hablando de eso y yo en la inopia. Millones idolatrando el nuevo santo grial de la reproducción y yo con mi viejo walkman de 1989 sólo apto para cassettes. Lo que primero me gustó es que fuera blanco, y de ahí nació la enfermedad. Lo quería de 80 Gb, para que me cupieran mis 700 canciones y mi arrogancia, que es muy grande. Y quería también un iHome, un radio-despertador que hace de altavoces y cargador para el iPod.

¿A dónde acudir? Canarias es el tercer mundo, pensé. Cosas raras no venden. Busqué en Apple Store On Line, y sí, ahí estaba disponible el iHome, pero no para canarios, que como tenemos un sistema aduanero específico los señores de la península no quieren complicarse y deciden que aquí no llegan y se joden, vístanse con pieles de cabra y corran por los montes o vayan a sacar un pez del agua con su venablo.

Me fui a El Corte Inglés con la esperanza, que se me cortó cuando una tía antipática me dijo que de accesorios nada, que fuera a la tienda Apple. ¡Ahh!! ¿Es que hay tienda Apple en Tenerife? Y me confirmó que sí.

Investigué de nuevo en Internet. En efecto, BANANA COMPUTER, jeh, esto tiene su gracia. Su logo es una banana pelada, multicolor, con una mordida: el perfecto análogo de la manzana. Si usted tuvo la tentación de morder una manzana, por vivir en Canarias le tocó morder el banano.

Tenían página web y todo, muy completa. Allí estaban disponibles los reproductores que yo deseaba. Y además me invitaban a visitar la tienda viva, con la promesa de que “podría tocarlo todo”. Entonces se me fueron los ojos: es que salían las fotos de las empleadas, con unos vestidos azules como de papá noeles, y a partir de ahí la necesidad se hizo inaplazable: iría para tocar todo lo que me diera la gana, con dos cojones.

Esta mañana visité Banana Computer, la franquicia de Apple en Tenerife. El diseño de Apple no tiene punto de comparación. Todo es bello y minimalista. Donde otros ponen teclas y chichiriviches, ellos ponen superficies planas sólo para acariciar. Monitores que parecen esculturas. Me enamoré de un iBook a primera vista y me prometí que mi próximo ordenador sería un MacPro. Después de todo, una casa sin Windows también es admisible, a condición de que sea blanca y bonita.

Estaban los iPods colgados con letreros que te invitaban a tocarlos y probarlos y escucharlos. Localicé mi iHome y le susurré: hoy te vendrás conmigo a casa, pasaremos la noche juntos y mañana nos despertaremos con tu música. Auguro mucha felicidad compartida.

La tienda estaba llena. El prototipo de cliente de productos Apple es un señor entre cuarenta y cincuenta, no muy limpio, con camiseta negra, y friki que se huele a lo lejos. Raro. Esperé mi turno Y ENTONCES LLEGÓ ELLA. No se la imaginen, mírenla: es la que sale en la foto, la de la derecha. Esto es real, sólo la publico para que entiendan por qué me enamoré.

Tenía que decirle: “Quiero un reproductor”, pero cuando se paró delante de mí la criatura banana, hum, no acerté con la frase, y lo que me salió del alma fue esto:
-Quiero reproducirme.

Nerea no dejó de sonreírme, ya saben, el cliente es lo primero, y en BANANA COMPUTER se puede tocar todo lo que uno quiera. Sin embargo me contestó:

-El problema es que lo tengo negro, y tú lo quieres blanco ¿no es eso? En ese caso no querrás reproducirte conmigo porque lo tengo negro y tú lo quieres blanco y sólo blanco.

Pero le acepté el iHome, y le dije que el iPod lo podía conseguir en otro lado. Ella me facturó entre sonrisas. Me pidió mis datos para hacerme una ficha y enseguida me tuteó con mi nombre de pila. Insistió en que le diera también el móvil, estoy convencido de que ella no renuncia a reproducirse conmigo, aunque lo tenga negro y yo lo quiera blanco. Me ofreció que podía llamarla, “para cualquier cosa que quisiera”, y me apuntó su nombre a mano en la tarjeta, con la advertencia de había dos chicas pero ella era Nerea. Nunca me habían tratado tan bien en una tienda. El arrogante Ingle es especialista en armar aspavientos en los comercios cuando le engañan. Pero Nerea fue solícita y se desvivió por mí.

Lamentablemente tuve que ir a por el iPod a una tienda de indios. Hablo de indios de la India, o sea, indios de verdad, no de los de taparrabos y plumas, que sólo valen para hacer películas del oeste. Viven aquí desde hace años, con sus bazares de electrónica. Son feos y oscuros, y no lo digo porque yo sea racista, los racistas son ellos, que no se integran. No dejan que sus hijas se casen con nosotros, ni permiten que sus hijos follen a nuestras hijas. Me atendió un indio de unos cincuenta años. Le pregunté si lo tenía blanco, y él me dijo que sí, que si quería reproducirme con él. Mi color rojo de ira superó a su color sucio tiznado: le contesté que yo lo que quería era el reproductor, y que mariconadas las justas.

Y bien. Ya estoy en casa. Tengo mis dos reproductores blancos. Escribo mientras escucho. Los diseñadores de Apple son inteligentes. Todo es lógico y sencillo. No hacen falta instrucciones. Ya tengo satisfechos casi todos mis deseos.

Mañana me despertará el iHome. Pero ¿saben qué? Voy a llamar a Nerea. Voy a decirle que no puedo olvidarla, y que aunque ella lo tenga negro y yo lo prefiera blanco, de todas formas voy a querer reproducirme con ella. Mírenla en la foto: Ustedes pueden entenderlo, ¿verdad?


PD: Sr. Mantel, no vaya a decir que es la mujer más fea que ha visto en su vida, que ya le conozco. Acérquese a saludarla un día: le queda cerca de su oficina.

45 comentarios:

el amante de Nerea dijo...

Yo es que no me molesta la bigamia y ella es que es una mujer tan generosa...

Además siempre ella hace lo que se le viene en gana y si le digo algo que no le gusta me dice que la obediencia es para los perros. Y no sé qué tendrá que ver eso pero siempre lo dice.

¿Los perros obedecen a su corazón?

Llámela, llámela. Si quiere, claro. No me obedezca que la obediencia es para los perros.

Es que no la entiendo pero es muy bella esa Nerea...

(sigue la de piratas)

Kotinussa dijo...

Ay, Johnny, si hubiéramos vivido en la época de Plutarco, seguro que nos hubiera incluído en sus "Vidas paralelas".

Yo decidí comprarme el iPod de 80 gigas un poco antes de Navidad. Y aquí estoy todavía, mordiéndome los codos de impaciencia porque no hay forma de que lleguen. Por lo visto los de Cádiz también tenemos que vestirnos de pieles de cabra y jodernos. Estoy apuntada en una lista de espera del Corte Inglés, porque aquí no hay tienda Apple.

Como es natural, el mío ha de ser negro, como el de Nerea.

nüSh... dijo...

Mi iPod es verde.
Sólo tiene 4G, pero entran 1000 canciones.

Además no tengo iHome.
¿Me regalará algún día un iHome?



Me ha puesto triste...


Ni siquiera tengo ganas de comer sandía...

nüSh... dijo...

Se me olvidaba...

ZORRA!

(menos mal que Don Edmundo tiene un corazón para mí)

mordandis dijo...

Andaaaaaaaaa... si puedo comentar... oeeeeeeeeee... oeeeeeeeeeeee
muchas, muchas, muchas, muchas gracias!!!!

Al final has sucumbido a los encantos de los ipod... ummm... eso me recuerda el mejor complemento que he visto...no lo has visto en mi diario???? (1 de febrero)

1beso enorme

Valeria dijo...

La antipática de El Corte Inglés, te dió la pista definitiva para llegar a un sitio tan aséptico como el Banana Computer, donde se cuida la estética, tener el teléfono de Nerea, que es muy mona, y haberlo conseguido todo blanco... así que...tendrás que usar Mac... y darle las gracias, casi...
Un beso, Johnny

Andrómena dijo...

Yo lo tengo blanco, de 60 gigas.

La mujer del apple center de santiago no me dejó reproducirme con ella, ni me hizo el menor caso. Tuve que hacer cola para comprarlo rodeado de adolescentes con granos, me dejé 500 eurazos de los de antes de la subida del euríbor, y nada parecido a nerea...

Además, tenían todas las cosas de apple en vitrinas: todos esos bellos cacharros con la manzanita, bien iluminados,excitantes, todo era mirar y no tocar, como una especie de peep show, nada que ver con el sugerente banana computer que usted describe.

Saludos

Edmundo Mantel dijo...

Sr. Ingle;

Su Nerea es, probablemente, la mujer más fea que he visto en mi vida. Tiene razón la Sra. Nüsh (a quien, en verdad, he entregado uno de mis corazones). Tiene razón en lo de ¡¡Zorra!!. Mire que poner triste a la Sra. Nüsh no es cosa fácil. Ahora tendrá Usted que arreglarlo.

Verá, a mí en esa foto me parece que el tío con pinta de gilipollas que está detrás, le está metiendo a Nerea una iPod negra por el culo. Y claro, por eso sale ella con los ojitos rayados y esa sonrisa que parece estar diciendo entre dientes: "pedazo de cabrón, o me sacas la ipod del culo o te vas a tragar la estantería enterita".

No obstante, seré justo. Me enteraré de la dirección exacta y en uno de mis largos momentos de ocio laboral me acercaré al banana center ese.

Sus lectores merecen una opinión objetiva sobre esta chica. Yo se las daré.

Perfectos Saludos.

Rita Peich dijo...

Hombre, ni guapa ni fea, sino todo lo contrario ... y lo que más me contraria es que salgan vestidas de una especie de Papa Noel azul (feo de cojones, sin sujetador y con botas de Robbin Hood), a estas alturas del anyo .... desde luego, qué poco se adivina de la estética de Apple en semajante atuendo

En fin, lo mismo es envidia porque debo ser una de esas personas complemente in-cool-tas que no tienen iPod y nos conformamos con un reproductor de mp3 de la marca "Mondo & Lirondo" (o Phillips, este último) en el que no sé cuántas canciones caben porque nunca he llegado a llenar de musica los 560 Megas ... nada de 1 Giga

Besos minimalistas

JOHNNY INGLE dijo...

No sé Rita, la razón del color azul, no es ni el blanco, ni el negro, ni hay manzanas azules, ni mucho menos bananas azules. Y lo de Papá Noel posiblemente se deba a que inauguraron la tienda en Navidad. Pero para el uso ordinario, Nerea vestía de blusita negra y vaqueros y botas de aguja, creo. Los besos minimalistas están de moda, afortunadamente pasó de largo la repugnante costumbre de los años 80 de meter lengua hasta la campanilla.


Sr. Mantel, acérquese y vea. La tienda Banana le recibirá. Póngase detrás de la chica, y haga lo que pueda con la iPod negra que usted cogerá con la mano.

Sr. Palmiro Danz, si usted lee, a uysted también le queda cerca. Dése un paseo a conocer a Nerea. Y regálele a su esposa un iPod Nano rojo por San Valentín (dentro, la canción de amor que ella prefiera).

A ver, Sr. Mantel, yo arreglaré la tristeza de Nush de este modo:

Un iHome es un hogar electrónico. Y sí, te prometo un hogar eléctrónico para que vivas en él. Una casa blanca minimalista llena de ordenadores para postear en todas las esquinas. ¿No has visto esa nueva serie, BIG LOVE? Es una familia mormona polígama.
Quiero que seamos así, un hombre, el Sr. Ingle, con tres esposas. Tú serás la primera, la de los sábados y domingos y días de fiesta, que es la que tiene más privilegios. Luego estará Nerea, y una tercera que escogeremos entre nostros tres. Seremos felices y nunca estaremos tristes. Y zorra será cada una cuando le toque. ¿Va vien así?

JOHNNY INGLE dijo...

Sr. Andrómena: Eso sí que es abuso comercial, a ustedes les cobgran 500 Euros por uno de 60 Gb cuando el de 80 vale alrededor de 370. Y encima no les dejan tocar en las tienda. ¿Qué ocurre entonces en los prostíbulos? ¿tampoco les dejan tocar y les cobran el doble? Gallegos raros...

VALERIA: Los de El Corte Inglés perdieron de venderme un iPod y un televisor por no hacerme la pelota. Allá ellos. Pero sí, les agradezco que me condujeran a Banana Computer. El destino se vale de sus emisarios para cumplirse...

MORDANDIS: Sí, he abierto los comentarios para ver si la bestia se había alejado y parece que así. Hace tiempo que no veo un troll por ningún lado, ni en este ni en otros blogs. El mal habrá sido derrotado. Ya estuve mirando el accesorio iPod tan original. Ya sólo falta que inventen el iBocaAbiertaSuccionadora para los hombres.

Amante de Nerea (Mari para más señas): A mí un día se me escapó el chucho de mi madre y no quería venir. Yo lo llamaba ven Negrito, Negrito Negrito (porque es negrito y se llama Negrito) y el jodido ni puto caso. Así que obedecer no es de perros. De perros es hacer lo que les sale de su puta bola (por hablar mal, pronto y claro).

koti: Pues ya tienes el negocio: Solicita tú la franquicia de la tienda Apple en Cádiz y fórrate. Elige tres buenas chicas, vístelas de papá Noel Azul, unas vitrinas y, hala, a hacer sonar la caja registradora. Apple se vende como rosquilla, ya se trate de adolescentes con granos (como en Santiago) o de viejorros frikis (como en Tenerife).

Para que no te manchen el género puedes atar a las vitrinas conejos vivos para que se limpien las manos antes de tocar...

Mari dijo...

Ni los perros... hay que joderse...

Aicha dijo...

Sr. Ingle,

Estoy en parte con la versión del Sr. Mantel, la del ipod negro por sálvase la parte. A juzgar por la cara de la criatura, en el momento de tomar la foto la pobre Nerea padecía de estreñimiento. Y claro, un iPod de 80 Gb debe de ser duro de expulsar. Si hasta se inclina para que la posición favorezca su trabajo.

vespinoza dijo...

Sr JOHNNY ud se queda con la de la derecha y yo con la de la izquierda. Y no se hable más

Aún queda libre la del centro y los dos maromos ¡Anímese sr. Mantel!

Yo creo que el azul Doraemon es lo que me ha llegado al corazón.

Edmundo Mantel dijo...

Ja!. Estoy que me disuelvo de la risa!!!!!.

Sr. Ingle;

Si la Sra. Aicha coincide con mi visión del asunto, no debo de estar muy equivocado.

Yo creo que la Sra. Nüsh debe de sentirse resarcida en su tristeza. Aún así, difícil veo que acepte la convivencia con su Nerea. Todo dependerá de la tercera elegida, para lo que presiento que va a haber tortazos, pues todas querrán disputarse el puesto. ¿Se admiten hombres?.


Sr. Vespinoza;

Animado estoy, pero ni la del centro, ni las otras dos, ni mucho menos esos mendas con cara de canuto mal fumado, responden al concepto de diseño de iMujer que me atrae. Puede que la fe de Doraemon me haya abandonado.

Perfectos Saludos.

nüSh... dijo...

Pues no, no va bien así.

Créame, señor Ingle... antes de aguantar esa situación humillante (tanto para esa señorita-de-moral-distraída que se hace llamar Nerea como para mí) le aseguro que se queda usted solito en su casa blanco-irradiante, pintando las paredes de rojo-sandía para llenar mi ausencia.

Y créame cuando le digo que cuando yo me largue de su casa-ideal-polígama notará un vacío tan enorme como un agujero negro. Negro como la iPod que, coincido,le está introduciendo el otro dependiente a esa princesa-caduca suya. Su corazón se marchitará y menguará hasta que sus últimos sentimientos sean el arrepentimiento por haberme dejado marchar y la terrible envidia hacia el amadísimo Mantel, quien será dueño y señor de dos musculillos del amor.

Visíteme cuando quiera en la casa que compartiré, en asilvestramiento, con el señor Edmundo. Compruebe que allí no habrá nada blanco. Todo colores y alegría.

Apáñeselas con Nerea.

JOHNNY INGLE dijo...

Pero Nush: las nuevas generaciones (y yo ya no me cuento entre ellas) deben liberalizar el concepto tradicional y caduco del amor (no hay princesas caducas, hay conceptos caducos del amor). De verdad que en la serie esa contemplé el dinamismo de una familia polígama de tres mujeres y un hombre y todo iba de miedo. Las mujeres se querían entre sí, y cada una al varón, que a su vez las quería a todas (por turnos). Se criaban unos hijos en comuna y...

Creo que nuestrro modelo de amor monógamo hace aguas por los cuatro costales. Hablamos de amor y todo es egoismo en realidad. La primera prueba del amor es permitir que el ser amado ame a otra persona, además de a nosotros. Sin eso, ¿de qué coño de amor estamos hablando?

Vamos a ver: admito que puedas vetar a Nerea, pero mantengo mi oferta, y te dejo libertad para que elijas otras dos mujeres (que pueden ser multicolores o cada una de ellas de un color) y fundemos ese nuevo hogar blanco y polígamo.

Recuerde que el Reino de los Cielos es de los calientes o de los fríos, pero los tibios nunca entrarán. Atrévase...

Sr. Vespinoza: usted no está siendo imparcial, la fe le ha trastornado y vuelto fundamentalista. Porque yo juraría que el azul Doraemon no es tan saturado, o tan azulón, como el vestido de estas chicas banana.

Sra. Aicha, no se apunte tan rápido a la tesis de Mantel. A mí en la tienda me dijeron que su filosofía era "ir siempre con todo por delante". El retro iPod no se ha inventado.

Mari: ¿hay que joderse los perros entre sí? ¡Pero si lo llevan haciendo desde que el mundo es mundo"! De hecho, los perros viven para eso, para morder huesos, y para dormir debajo de una cama.

nüSh... dijo...

Lo que no me gusta es el concepto de poligamia que usted tiene. Eso de un hombre y tres mujeres no me gusta ni-un-pelo-de-rana.

Convivir con otras mujeres que se beneficien de mi marido no es algo que me agrade. Si viva el amor libre, que viva fuera de casa. Entonces sí.

Pero entre las cuatro paredes del blanco-hogar yo, yo y yo.

¿Egoísmo?, es posible. Pero sobre todo, en mi hogar-blanco se cumple todos los días. Y si hay tres con quien cumplir la cosa ya se pone muy fea...


Usted verá. De momento tengo presente la oferta de asilvestramiento del señor Edmundo. Que ha demostrado que, a pesar de enamorarse a diario, jamás llega a nada serio.

Y que no tiene gafas de pasta negras. Ni se si se parece a Greg House tanto como usted. Pero ha puesto a mi nombre su segundo corazón y eso es bastante para mí.


Si es que en el fondo soy una romántica. ¿De qué sino tanta sandía en mi vida?

Por cierto. Le felicito. Al pasarse usted al Beta ha vencido sus miedos. Ya es todo un hombre.

Kotinussa dijo...

Nush, habría que ver lo que dice Johnny si en vez de poligámica le proponemos una familia poliándrica. ¿Qué te parecería formar un hogar con Johnny, Mantel y uno o dos más que se terciaran?

A lo mejor entonces ya no le parece tan malo a Johnny ese concepto tradicional y caduco del amor.

A mi ya me coge un poco mayor para meterme en esos jardines, pero seguro que tú estarías perfecta.

LOLA GRACIA dijo...

LO TUYO ES UNA AVENTURA TRAS OTRAS.
ja,ja...yo también tengo un ipod shuffle. Me lo regalaron y la verdad es que ya no puedo pasar si mis 260 canciones. Beosos, INGLE. nO SERÁS PARIENTE POR UN CASUAL DE LOS DE LA CASA DE LA PRADERA?

JOHNNY INGLE dijo...

Yo tampoco he llegado a nada serio, Nush: a lo único que he llegado es al descojono, o al despelote, o al reirle la gracia a la serpiente.

Y pa romántico yo, y además un huevo duro, como dirían los hermanos Marx.

No, no, si no me he pasado a Beta. Has de saber, querida, que Beta ya no existe. Toda la dolorosa operación de tránsito terminó. Al final Blogger me puso un ultimatum: siga los pasos para actualizar a la nueva versión, que no es Beta, es Nueva Versión, o no le dejo entrar. Y aquí estamos. Ya todos somos iguales, ni Betas ni Alfas, todos muy guays e iguales en derechos y obligaciones.

La opción poliándrica que sugiere Koti yo me la pensaría, pero es que justamente la semana pasada me hice las pruebas de alergia y dio negativo para los gatos y positiva para las poligamias poliándricas. Qué le vamos a hacer. Tendré que conformarme con la versión básica de la poligamia.

Además, con Mantel no podría ser, que es demasiado sátiro y acapararía todo el tiempo de la esposa común para él.

JOHNNY INGLE dijo...

Lola: no, no soy pariente de esos de la pradera. En esta página puedes encontrar el árbol de mi parentesco inglés...

http://www.leavesfromourtree.com/ingle.html

nüSh... dijo...

No, no y no.

Dice que no ha llegado a nada serio pero ya está pensando en una casa blanco-irradiante para Nerea y en una relación poligámica, que no poliándrica.

Le doy la razón. Yo tampoco creo que el señor Edmundo estuviera dispuesto a compartir a su(s) mujeres con usted, señor Ingle. ¿Sabe qué? Le entiendo.

Dice que es un romántico y habla del amor como un sentimiento egoísta. Le diré lo que opino.

Opino que su único mal es el temor. El temor a apostarlo todo a un único número y perder. Y de veras que siento compasión de usted, porque de ese modo jamás disfrutará de los placeres-arriesgados que nos brinda la vida. Jamás paladeará usted el cerdo agridulce, ni dejará de sentir la lengua tras un beso de Wasabi.

Es demasiado sencillo estar cada-día-con-una. Hacer un horario con las mujeres, distribuírlas por días. De ese modo siempre tiene algo. No pierde jamás, pero tampoco obtiene sensación de victoria. Con el paso del tiempo se sentirá tan vacío que el pecho comenzará a dolerle y no tendrá a nadie que le de besitos en los pectorales sana-sana-culito-de-rana, porque sus Nereas estarán ocupadas vendiendo iPod's a ingles más jóvenes. Fíjese que he escrito ingle sin mayúscula.

Dice que es un romántico, pero no tiene ni idea de lo que es el amor.

Arriésguese por una vez en su vida, Johnny. Y disfrute del sabor del fracaso, si es ese el plato que le sirva el destino.

el_Vania dijo...

Lo mejor en la vida es actuar como si estuviese privado de la vista... de ese modo disfrutará mucho mejor del sonido de su iPod... y del tacto al palpar a las empleadas... usted ya me entiende!
Este episodio puede dejar en uno más mella que el anterior de las mujeres-rana, no cree?
Un saludo!!

Edmundo Mantel dijo...

La Sra. Nüsh ha dicho un par de Verdades sobre el Sr. Ingle como un par de gafas de pasta negra. Verdades con mayúscula...

Yo, por mi parte, no volveré a opinar hasta que no conozca a Nerea. Y espero que sea pronto, porque en caso contrario a nuestra querida Sra. Nüsh le va a explotar su sandía de los nervios.

Pero no quiero vivir en una casa con otros hombres.

Perfectos Saludos.

JOHNNY INGLE dijo...

No se preocupe, querida Nush: usted no ha visto nada, todo ha sido una ilusión.

Imagine que está viviendo una Second Life, y que usted es una House pero no malvada, sino niña dulce. Cada noche le someteremos un caso de vida o muerte para su diagnóstico. La semana pasada le tocó trajinar con los síntomas cardiacos de Mantel, y usted aprobó con nota: nadie, ni siquiera sus residentes, hubiesen sospechado el embarazo.

Así pues, en enfermedades coronarias ya había salido airosa. La audiencia este vez necesitaba un caso completamente distinta, y la llevamos por la rama de la psiquiatría. Se le presentó un cuadro complicado de bananitis en el Sr. Ingle, el tipo lo veía todo blanco, y complicado por una disfunción afectiva profunda: la propensión a la poligamia y la fantasía de una comunidad mormona.

Usted ha demostrado ahora conocer los entresijos de la mente enferma, exponiendo como doctora de la ciencia, girando su bastón como perfecto molinillo, la teoría según la cual Ingle no tiene jodida idea de lo que es el amor.

Y aquí se acaba el capítulo. la audiencia salió satisfecha. Esta vez tampoco era sarcoidosis ni venérea. Era sólo una vulgar peste, tan común: la igorancia total del amor.

Tal vez yo sea alexitímico: no sé qué coño es el amor: pero la adoro a usted.

JOHNNY INGLE dijo...

Sr. VANIA: Incluso es mejor vivir como si uno estuviese privado de la VISA. Y en cuanto a hacer "mella": yo sólo pretendía hacer "paella".

¿usted se sintió mellado por Nerea?

Edmundo Mantel dijo...

Sr. Ingle;

He aprovechado un cabreo tonto que un imbécil me ha hecho coger en el trabajo, como excusa perfecta para ir a ver a su Nerea.

Estoy seguro de que Nerea fue quien me atendió, sin ninguna duda. Ciertamente no es una mujer de fealdad extrema, así pues, retiro lo de que es la mujer más fea que he visto en mi vida.

Dicho esto, aclaro: a mí no me gustó. Como Usted sabe, tengo sobrealimentado el gen del enamoramiento, pero ni por esas: Nerea no me causó mejor impresión que cualquier planta de jardín urbano.

No es tan alta, ni tan delgada, como aparenta en la foto. No estaba vestida de azul-mamá-noela , sino con unos vaqueros negros que le hacían desparramarse el culo hacia los lados (seguro para dar cabida a varias iPod's). Tenía unas botas horribles, arrugadas y de tacón plano, paradigmas del mal gusto.

Blusa negra que dejaba adivinar dos tetas convencionales (sin plástico añadido) que por su forma, tamaño y disposición no aportan nada nuevo a mis conocimientos en este tema.

Su tono de voz me pareció acorde a su dentadura: de hiena. Sus manos me parecieron espantosas sobremanera, con esos dedos redondeados y regordetes carentes de personalidad, desprovistos de todo erotismo al agarrar las cosas.

Me gustó su pelo: cuando veo un pelo de esos tiendo a imaginarlo revuelto y enredado entre las sábanas, luego del acto del amor.

Su clara tendencia a engordar de manera desvarada la descalifica claramente para su proyecto de iHome poligámica.

Inteligencia, la justa. Amabilidad, la que viene en los manuales.

Se desconcertó un poco con mi visita. Creo que se quedó con la impresión de que yo no estaba interesado en iPod's, ni en portátiles, ni en ningún otro producto Apple. Desconozco la razón que la haría llegar a tal pensamiento.

Perfectos Saludos.

JOHNNY INGLE dijo...

Sr. Mantel: se ha comportado usted como un perfecto corresponsal sentimental. Apruebo con nota su trabajo de campo.
Su visión del mundo exterior (le recuerdo que aquí vivimos todos una SECOND LIFE) resulta pintoresca, a la par que realista.

Usted ha cumplido una misión de servicio público. Ahora Nush dejará de estar triste.

Perfectos reportajes.

Aicha dijo...

¡Vaya, Sr. Ingle, si que es grave su enfermedad!: Bananitis...disfunción afectiva profunda...menos mal que el médico no le ha recomendado amputar. Lo peor de todo es no tener "jodida" idea de lo que es el amor. Lo de la jodida idea ya es Usted mayorcito para resolverlo, y lo del amor todo el mundo sabe que es hacer regalos el día de San Valentín (mire que era fácil).

Fleté un avión para llevarle un cargamento de mujeres poligámicas. Ha sido necesaria una preselección porque todas no cabían. Hubo problemas para despegar por culpa de una tal Nerea, que traía unos camellos y no paraba de preguntar si Usted tenía fuentes en casa. Le dije que no, que tenía dos televisores y una posible Nerea, que debía cambiarse el nombre. Robó los neumáticos del avión y no pudimos despegar. Hoy dimos con una pista de dónde podían estar, pero ya no tiene importancia. Al parecer ya no necesita su pequeño harem. A ver cómo explico yo esto en Barajas.

Mari Educadita dijo...

Aicha, mandalos pacá. Bajen en el aeropuerto de Ezeiza. Yo sublevo a las mujeres y les propongo que harém sí, pero en igualdad de condiciones. O sea que cada señor tendrá una familia con muchas mujeres para elegir, pero cada mujer lo mismo.

Se armará tal caos y tal revuelo que los más asentados y coherentes se irán de ahí trotando, a esos los detectamos y les ponemos alguna marca. Me pido uno. ¿Querés uno para vos?

Y todos felicies, los harenosos y los no.

JOHNNY INGLE dijo...

Miren, visto el lío, no me ha quedado otra que llamar a mi niña Salvatora y pedirle consejo moral. Yo sé que ella, como hija de mormona, no es la más adecuada para emitir un juicio moral. Sin embargo, me ha sorpendido con su equidad y su cordura que ya ya, ya quisieran otros.

Salvatora ha dicho que ella no puede darle cancha ni a poligamias ni a poliandrias ni a revueltos con camellos. Lo que ha dicho es que lo más sano, y lo recomendable, es que cada uno en su casa y Dios en la de todos. O sea, darse a la mano.

¿Qué quiere decir esto?
Pues que poner freno a la carne, y darse a la práctica casta de vivir cada uno en su sitio, sin vocación de armar parejas (porque las parejas las arma el diablo), ya sean bígmas, polígamas o palingenésicas.

Así es como ha de danzar la perrita, ha terminado enigmáticamente.

Yo ya he reservado habitación para Carnavales en un convento de Cartujos.

El que quiera entender, que entienda.

Aicha dijo...

Mari: el avión va para allá. Me parace muy buena tu idea.
Respecto a los de la marca...mejor guardemos varios por si después agarran el virus de la bananitis y así nos curamos en salud.

Un beso feliz.

Mari dijo...

Aicha, hecho. Y sigamos el consejo de Salvatora, que me parece excelente. En pareja si, o no, asegún te guste. Pero cada uno en su casita. Será una cosa muy moderna pero tiene sus ventajas: uno pinta las paredes del color que más le gusta! ¿No es un lujo?

Yóni, de tal palo tal astilla, dicen. La sabiduría de Salvatora es inananabable (e indescribible e inetiquetable)Tomo nota, como ves.
¿Cuándo es Carnaval?

Besos alegres

JOHNNY INGLE dijo...

El Carnaval empieza este próximo fin de semana.

Jah, y yo sin comprar las pinturas...

Hum hum..

la sabiduría de Salvatora es inbananable. Salvatora ni coge ni deja de coger. De tal jabón tal pastilla. El que no se enrosca ajos come. Dijo una hormiga a la vaca: por más que me pises, soy demasiado pequeña y me escondo en las grietas de tus pezuñas. El que parte y reparte, coge con su mejor parte. No hay mujer frígida, sino hombre que no sabe coger. Que la banana muy madura no es recomendable.

Esto de pintar las paredes me anima a publicar en FLOG sobre el tema: que no se crean que todo el monte es blanco huevo.

Mari dijo...

Hasta ahora me provocaba las montañas rusas (ataques místicos, les llamo así porque es de jugando, je) con música. Este último comentario tuyo es excelente desencadenante de una montaña rusa.

Allá voy! A estrolarme contra la cima de la montaña! Cayendo desde la tierra hacia el cielo! Llevaré un cargamento de bananas pintadas de blanco ajo con manchas azules. Se cogerán a las nubes y darán lluvias suaves y amorosas que harán nacer flores de jabón en los prados, flores con forma de pezuña de vaca en las zonas más altas, y flores con forma de hormiga Cenicienta en las cimas...

Pintar, un buen tema... mi baño quedó bien, mi cuello quedó acalambrado. Me duelen hasta los pelos de los pies y las uñas de la cabeza...

Pusha dijo...

Ah! Joni! que este es mi mero mole! yo soy chica Mac 100%, el perro me dice que soy una Snob pero no me importa, aunque por alguna extraña razón me ha sido imposible adquirir una IPod (blanca o negra yo no discrimino) y no por que no haya mercado, aqui se reproducen como conejos, aunque casi agradezco el no haberla comprado cuando me entere del nuevo IPhone, no le ha visto ud? métase a la página de apple para que le de un vistazo, un Gadget maravilloso (y carísimo, ya estoy pensando en rentar mi propio reproductor para poder costearlo)

Por cierto que nunca le reclame cuando me crítico mi super MacPantalla de 24", para mí el tamaño SI importa, sobre todo cuando es para trabajar, no ve que en mi calidad de Diseñador Gráfico todas mis herramientas se encuentran dentro de las 24"? pinceles y reglas con todo y restirador.

Y de la azulada Nerea llámele usted y haga caso omiso del Sr. Mantel (con todo respeto) que con los gustos se rompen géneros, y el que este libre de pecado... aunque por lo que veo ya anda rompiendo corazones virtuales.

Besos blancos con sabor a bananas!

Kotinussa dijo...

Johnny, no sé si te has enterado de que hay un candidato mormón a la presidencia de EEUU. Con esa sabiduría que derrocha Salvatora, no me extrañaría verla de vicepresidenta o en el puesto de Condolezza Rice.

¿Nos abandonarías y te irías a ejercer de vicepresidente padre, como la reina madre en Inglaterra? ¿Qué tal te sientan las pamelas de flores y los bolsitos de tono pastel? ¿Serías capaz de perder de vista a tus mujeres rana? ¿Seguirías escribiendo el blog desde allí?

nüSh... dijo...

"Nerea no me causó mejor impresión que cualquier planta de jardín urbano"


jajajaja

Es genial.

Le adoro, Edmundo.

Dígame sólo una cosa, ¿cómo son, para usted, los dedos eróticos?

Horrible pero deliciosa la descripción de la susodicha.

Repito, le adoro.

En cuanto a usted, Ingle, ¿por qué no nos cuenta cual fue su primer "amor"?

JOHNNY INGLE dijo...

KOTI: creo que el poder temporal nunca debe mezclarse con el divino. Prefiero hacer de Mesías padre que de vicepresidente de la sustituta del arroz. Los sombreros de flores son peligrosos. una vez me puse uno, me di un paseo, y a la vuelta de una curva una vaca lo mordió junto a parte de mi pelo y me dejó las orejas llenas de babas...

NUSH: Mi primer amor fue de dos días. Llegó la nueva profesora de inglés, yo con 15 años, era joven y rubia y de culo soñador. Jamás había visto una profesora así. Estuve eso, dos días narcotizado, pensado (esto debe de ser el amor). Hasta que ella cometió un error, me corrigió un ejercicio y ella erró, creo que fue precisamente en "fallen with you" o "fallen for you", ahora ya no sé lo que es correcto. Y me decepcionó su estupidez intelectual, le cogí rabia y ya no suspiré más por ella.

PUSHA: Yo, lo que tengo, es un amigo Mac 100 por 100, y no porque coma muchas hamburguesas. Sí, el iPHONE, el concepto en sí, me encantó. Yo no uso apenas teléfono móvil, pero me apuntaría a un aparato que, aunque caro, incorporara reproductor de música y cámara de fotos de calidad, y con un diseño minimalista y bello.

De momento hay que esperar. Si para tenerlo hay que firmar contrato de móvil, yo no quiero contrato de móvil. O tal vez sí lo firme, qué se yo. A mí me hacen feliz todos estos aparatitos siempre que sean geniales. Trastos inútiles no quiero. Ni trastos enormes tampoco.

Puedes tener una pantalla de 24 pulgadas, pero entonces tienes que alejarte, si te pones a dos palmos de la cara, tendrás que girar la cabeza para ir de una esquina a otra: esa era mi crítica. La pantalla del ordenador, como nos la colocamos delante de las narices, no puede ser muy grande, ya que entonces tenemos que girar la cabeza como si de un partido de tenis se tratara.

nüSh... dijo...

¿conoce usted el término Tecnosexual?

Búsquelo.

Mézclelo con el urbesexual.

Unas pizquitas de House y...

voilá... tú!

JOHNNY INGLE dijo...

Jaja: de todo lo que dices lo más aproximado es lo de la pizquita de House. Me voy a pegar un martillazo en la rodilla para parecerme más. Ese jodidillo cabrón, cómo me gusta su personalidad. Sus ojos locos, su bastón revoltoso. "No se preocupe, la peste tiene tratamiento. Lo que no tiene remedio es lo de que usted sea puta". Jajaja.

A ver: tecnosexual, un ser narcisista y urbano, fascinado por la informática, con un alto nivel de vida. Se trata de un hombre deportista preocupado por su alimentación y su cuerpo, pero que rechaza el uso de cosméticos y de la cirugía estética. Prefiere emplear todo el tiempo en explorar su laptop , revisar la agenda electrónica e instalar tanto en su casa como en el coche los más avanzados sistemas de sonido.

Mantel dice que soy narcisista, pero no por el culto al físico, sino a la parte intelectual, y que siempre afirmo tener la razón.Pero no soy tan urbano: De hecho, como vengo de campo, soy algo rústico (de alma). No me fascina tanto la informática como la tecnología en su amplio sentido. No soy deportista, y no rechazo los cosméticos, antes bien, uso bastantes (más de lo que suele un hombre), y no repudio la cirugía estética, de hecho, me he extirpado cinco lunares por puro capricho, y estuve a punto de implantarme mentón, y estoy desconsolado de hacerme la cirugía ortognática (pero eso es muy jodido).

Odio las agendas electrónicas, y las agendas en general. Uso la memoria, y los post it como toda concesión.

De todas formas, yo sé más o menos lo que pretendes decir:
soy un poco RARITO.

¿Qué tal frikisexual?
¿Rarito sexual?
¿Polígamo?
¿Poetastro?
¿Cabrón educado?

Mari Educadita dijo...

Vaquito.

Cabrones educados, poetastros, raritos sexuales... hay a montones.

Vaquito hay uno solo. El padre de la Santísima Salvatora, futura presidenta del mundo mundial, que brocha en mano pintará el mundo de colores efervescentes.

Digo yo, es una idea...

JOHNNY INGLE dijo...

Vaquito pues.

David del Hierro dijo...

Sr. Johnny ¿qué tal de la flojera?