12 marzo 2007

¿Dónde ponemos los condones?



El universo debe tener su orden, y cada cosa estar en su sitio. La cuestión es: ¿cuál es el sitio de cada cosa? Comprendemos el mundo gracias a que asociamos ideas, pero los objetos también necesitamos aparearlos para que tengan sentido. El rollo de papel higiénico está junto al váter porque ambos nos sirven para cagar.

Cuando los elementos a ordenar son escasos no hay problema. En nuestras casas, por ejemplo. Podemos entrar a la morada de un desconocido y, sin preguntarle, ir directo a los huevos: que impepinablemente yacen en la estantería superior de la nevera. Sin embargo, intente usted encontrar los huevos en un hipermercado desconocido: se pasará horas empujando el carrito por laberínticos pasillos, y al final insultará a la cajera y renunciará a los huevos.

Son muy complicados de ordenar los hipermercados, porque hay miles de productos y se trata de que el cliente encuentre lo que busca y lo meta en la cesta. Sabemos que ellos se esfuerzan, porque cada dos por tres nos encontramos todo cambiado de sitio. Será para mejorar, pensamos. ¿O será por joder? Circula por ahí un mito urbano según el cual esas alteraciones tienen como fin que, buscando-buscando, acabemos comprando cosas que no necesitamos.

Yo no me lo creo. He vivido experiencias que me hacen pensar en una inteligencia superior, que ordena para alcanzar el bien de los sufridos consumidores. Por ejemplo, hace un par de meses, y después de mucho tiempo sin consumir queso amarillo en lonchas, necesité comprar un poco para unas visitas. Jah. Me fui a la sección de quesos, recorrí el pasillo de un extremo a otro, me impregné hasta la médula del fuerte olor a oveja podrida, y nada. Había quesos amarillos enteros, y quesos blancos en todos los formatos, pero nada de queso amarillo en lonchas. Podía coger número en la charcutería y pedirlo al peso, pero eso es mucho lío para un desesperado como yo. ¿Pero cómo es posible que Alcampo no tenga bandejas de queso amarillo en lonchas? No me cabía en la cabeza. Hasta hacía poco había todo un surtido de marcas y variedades.

Renuncié. Tomé lo más parecido, un queso blanco, y seguí con la compra, pero frustradísimo, porque me había pasado media hora trabado con el misterio del queso amarillo. Y entonces, justo cuando iba a por el jamón, me lo encontré ahí: un poco más adelante habían dedicado un pasillo completo ¡¡¡ a los sándwiches!!! Nada menos que a los sándwiches. Y tenían juntos el jamón cocido y el queso amarillo en lonchas. Incluso algunas bandejas con las dos cosas mezcladas. Bendito Rendentor, pensé, qué listos son los jodíos. Si uno se hace un bocadillo siempre necesitará jamón y queso, lo lógico es vender las dos cosas juntas.

Pero esta tarde estuve en el Carrefour y me encontré con algo que me hizo dar un respingo y exclamar: ¡HAY QUE JODERSE! En efecto, qué rara cosa, qué lugar para ese producto. Vamos a ver: Si ustedes fueran gerentes de un hipermercado, ¿dónde colocarían los preservativos? Ya sé, la leche condensada y el azúcar los ponen con el café; el dulce de membrillo con las mermeladas o junto al queso, pero… ¿y los condones? ¿Con qué pegan los condones?

Una vez en Mercadona los tenían expuestos con los plátanos. Plátanos pequeña enana con preservativos normales. Plátanos gran enana con los condones de talla grande. Estaba gracioso. Pero alguna gente tímida dejó de comprar plátanos. Y sí: los condones asustan a los compradores. Todo el mundo tiene miedo a esas tripas: no quieren que los otros piensan que follan, joder, qué vergüenza.

En Alcampo hasta hace poco los tenían junto a los polvos. No está mal la asociación. Los condones son apropiados para los polvos, aunque estos eran los polvos de talco y ahí la relación se pierde un poco. La relación no tiene que ser de similitud funcional. Teóricamente caben otras asociaciones. Una vez, en un supermercado menor, me encontré los condones junto con latas de atún. No entendía aquello. Le pregunté al reponedor y me explicó que era por la fecha de caducidad. Y en efecto: ustedes se habrán percatado de que tanto los condones como las latas de atún caducan a los cinco años. No era idiota el dueño de aquel supermercado.

Pero ya les digo, lo que vi esta tarde en Carrefour me puso los pelos de punta. Entré y fui a echar un vistazo al pasillo de lencería de mujer (siempre lo hago, no pregunten, pero no puedo evitarlo, es un hobby como otro cualquiera: y me encanta que las señoras se espanten cuando ven a un macho rondando esa sección). En la esquina, junto a las braguitas y sujetadores para chicas más jóvenes, habían puesto un expositor de preservativos. ¡Coño! ¿Pero por qué? Al principio me chocó, no era el sitio, estaban totalmente alejados de las cremas, colonias, tiritas, agua oxigenada, cosméticos en general.

Pero al rato, tonto de mí, lo entendí. La niña que va buscando bragas bonitas de fantasía es porque ha comenzado a follar y necesita gustarle a su novio. Mientras no tienen novio, ellas se conforman con las bragas de algodón que les compran las mamás, con sus tortuguitas incluso, no problem. Pero cuando llega el día de enseñar el culo ellas quieren estar sexys, y ahí es donde se forra el Carrefour. Por seis euros unas bragas rojas de encajes bonitas que te cagas (o mejor, que te joden).

Pero claro, toda esa jodienda tiene que ser con prevención. Y ahí entran los condones. Justo al lado de las bragas para chicas jóvenes. Ellas deben comprarlos. No están al lado de los accesorios para coches, para que los compren los muchachos. No. Están al lado de la lencería de niñas. Como debe ser. Lo entendí: ¡¡¡felicidades, señores del Carrefour!!!

Ahora, permitan que les deje. Me acabo de acordar que es tiempo de revisar mis latas de atún: deben de estar a punto de caducar (de nuevo, ji ji).

61 comentarios:

Rosa Llovizna dijo...

Hombre, dónde van a ir los condones?
Qué pregunta...
Van en el pene, la picha, la pija, el pitulín!

Yo no voy a supermercados, que acá no hay de eso, supuse siempre que en los grandes almacenes y eso tenían maniquíes que los exhibían. O modelos vivos, bah, que no estaría mal la idea y dicen que hay tanto desempleado en el mundo...

(salió muy bestial el comentario? Fíjese usté, don Codo, cualquier cosa lo borra y listo, eh?)

Maria Del dijo...

A mi me encantaban donde los solian poner en Boots, una tienda entre farmacia, perfumeria y 100 cosas mas que triunfa en inglaterra.
Depende del orden en que los quieras seguir encontrabas, compresas, condones y test de embarazo, así, cualquier mujer podia comprar bien el test de embarazo o los condones pero yendo siempre al mismo sitio sin que nadie sospeche, lo harán así por que las mujeres son mas vergonzosas para esas cosas pero siguen siendo quien hace la compra.
Pero si eres un hombre que va a comprarlos...¿y si te ven tus amigos en esa sección?, donde tambien se encuentrar cremas contra el escozor vaginal....¿"mi novia que se ha pueso mala"?
Bueno, conociendo como son los hombres, tal vez sea lo contrario, te mandan a por compresas o cremas femeninas o test de embarazo, cuando vas a coger alguna de esas cosas aparece un amigo, lo sueltas y cuando te pregunta "¿que haces aqui?" coges una caja de condones y dices "Esta noche follo"

el_Vania dijo...

Y es que el eslógan tiene toda la razón, señor Ingle. Con Carrefour, es posible!
Bromas aparte, me parece una observación muy certera... cuando empiezan a follar, se compran braguitas lindas (salvo que sean afines a Bridget Jones), y los preservativos, justo al lado.
Es usted muy observador, siempre buscando pesquisas en las cosas más insospechadas.
Por eso le sigo... Espero con ansia la próxima entrega!
Salud/OS!

ricardo dijo...

Sr. Ingle, que aficiones tan extrañas tiene usted. Se mueve entre la parafilia y la curiosidad científica. Por mi parte decirle que las mujeres que he conocido nunca han mejorado su ropa interior para estar conmigo ¿Cree que eso es grave? ¿Me han considerado siempre un tipo fácil? Por otro lado, yo los condones los pondría con la sección de las bebidas alcohólicas y en la sección de comida y complementos para bebés.

mordandis dijo...

En la misma línea de cajas juntos con los chicles... total son gomas... de usar y tirar, no???
jajajaj

1beso

nüSh... dijo...

Mmmm...
En todos los supermercados de mi pueblo los dividen en dos secciones: al lado de las cajas y entre los productos de depilación y los útiles de aseo masculinos.
Obvio.
Nosotras nos depilamos antes de, y ellos quieren estar guapos. Pura lógica.


La foto me encantó siempre. Pero es que yo adoro las campañas de Benetton desde que medía tres milímetros.
Sí.

Una vez vi a un pobre chiquillo (más mayor que yo pero pobre chiquillo al fin y al cabo) COBRANDO una caja de condones a un caballero que hablaba frenéticamene por el móvil.
Pero los supermercadistas (palabra usada por mí para designar a los dueños de supermercados. Palabra que no existe pero que me fascina) son muy listos y no quieren que les abran las cajas para "coger muestras", así que los guardan en cajas de metacrilato, como los buenos vinos y licores. La cuestión es que el pobre chiquillo se puso nervioso al ver que eran condones y no era capaz de abrir la caja de transparente plástico.
El hombre, tras esperar cinco minutos -y hacernos esperar a todos los de la cola- tapó con el índice el micrófono del móvil y le dijo "Tranquilo, chaval, que el que va a triunfar esta noche soy yo".
Entonces todos nos reímos por lo bajo, el caballero continuó hablando por el móvil y el chico, en shock anafiláctico y exceso de sangre en la cara, tuvo que llamar a una compañera para que le ayudase.


Dice usted que las mujeres se cortan (yo no lo hago) si hay hombres delante. Pues verá, sepa que los hombres también se cortan al comprar condones, especialmente si hay chiquillas observando. Una vez entré en una farmacia y había un señor hablando con el farmacéutico de su problema con el dentista. Fue entonces cuando el dependiente le dijo: Bueno, ¿y qué querías?
El señor se puso rojo rojo rojo tomatero. Miró varias veces hacia mí, tartamudeó y dijo en una milésima de segundo:
unacajadedocededurexextrasensibletallanormal.

Es todo.

Siempre suya.

Kotinussa dijo...

Tengo la suerte infinita de no tener que hacer la compra. De forma que en mi caso el hiper/supermercado es un territorio inexplorado. Te agradezco infinito que subsanes mis lagunas de conocimientos con estos post tan inspirados.

Probablemente algún día necesitaré ir a un hiper/supermercado y entonces me acordaré mucho de ti.

Besos.

JOHNNY INGLE dijo...

Koti: Yo destesto ir a comprar al hipermercado, cada 20 días que me toca lo lamento. Sin embargo, cumplir con el deber, me permite dormir con la conciencia en paz ¿y si fuera eso? ¿Y si la insomnia te viene de no conocer el origen de los huevos en la estantería del supermercado?

Nush: los gallegos son especiales del carallo. Ay que ver cuántas anécdotas cotidianas serían dignas de aparecer en un novelón como Cien años de Soledad. Y tú las cuentas muy bien, querida.

MOR: Yo suelo consumir cinco o seis chicles al día. En una ocasión se me acabaron, tenía el mono, y al no encontrar otra cosa a mano cogí un condón con sabor a plátano, lo corté en tres pedazos con las tijeras y mastiqué hasta saciar la ansiedad. Así que goma de mascar...

Sr. Ricardo: Usted tiene primero que manifestar una específica adoración por la ropa interior para que ellas se decidan a complacerle. De oficio no actúan. Empiece por mirar los escaparates de lencería sin disimular el interés: verá cómo las cosas cambian...

SR. VANIA: la próxima entrega hablará del los aborígnes canarios y el amor griego. Contenga su ansiedad...

María Del: ¿Estuvo usted en Inglaterra? Dicen que los ejecutivos ingleses, esos que van trajeados por la calle, con bombín y maletín, dentro del maletín no llevan balances e informes financieros, sino un sandwich y una manzana para el almuerzo. Son simples los ingleses. Y sus taxis son negros como el sobaco de un grillo.

Sra. Rosa Llovizna: para ser usted mucama maneja la lengua de unas maneras que se me antoja más una profesora de lengua (jiji). Qué de sinónimos sabe usted: pene, picha, pija, pitulín... Todo un concierto de flauta, clarinete, fagot y... pitulín.

¿Sabe qué? ¡¡¡Me niego rotundamente a tener pitulín!!!
Para eso prefiero ser eunuco.

629 dijo...

Yo a este respecto acudo a farmacias. Aunque no en todas te miran con buenos ojos cuando los pides. ¡Parece que no han follado hoy! (te dices).

Aunque es mejor cuando la dependienta (en muchas ocasión atractiva) te sugiere hasta el sabor del condón. En esas ocasiones salgo de la farmacia con condón... ¡y un calentón!

Rosa Llovizna dijo...

Tome, unas tijeras de podar, por si le apetecen. (jijiji)

vespinoza dijo...

Mr ingle es ud el David Attenborough de la naturaleza humana.

David del Hierro dijo...

Sra. Rosa,

Un día de estos me tiene que contar lo de Sr. Codo; yo me estoy pensando si dirigirme al Sr. Johnny como Sr. Rodilla o Sr. Escama...

Sr. Johnny,

Me ha encantado su loncha de queso amarillo.

¿Si algún día le visito, me preparará un sandwich?

¿Qué hizo con el queso blanco?

¿Lo de MERCADONA lo vivió en persona?

¿Es usted guionista Sr. Johnny?

¿Tortuguitas?

¡¡¡felicidades, señores del Carrefour!!!


Atentamente,


P.d: ¿qué tal el atún?

David del Hierro dijo...

Hola Sra. Nüsh

Un placer encontrarnos de nuevo

David del Hierro dijo...

Sr. 629,

Es que usted, entre sesentainueves, mete dos

David del Hierro dijo...

David Attenborough... mmmm...

David del Hierro dijo...

!Qué diablos los de Boots!

Cuando follan

cuando no follan

y cuando han follado

...ni a sol ni a sombra

... quesimparar!

David del Hierro dijo...

Koti

MOR

Sr. Ricardo

SR. VANIA

María Del

... un placer!


P.d: el que ustedes gusten

JOHNNY INGLE dijo...

Sr. del HIERRO???

Usted tiene toda la pinta de haber bebido esta noche. Tanta euforia no se consigue con una dieta normal de cereales con leche.

No le haría un sandwich: ¿usted no ha visto las películas porno? El sandwich es el numerito más guarro que se pueda uno imaginar...

Yo no soy guionista, soy oficinista, aunque la Sra. LLovizna, que limpia oficinas por horas, también se podría llamar oficinista.

El queso blanco lo devolví a su pasillo de quesos sin lonchear, donde olía a oveja podrida.

¿Le extrañan tortuguitas?
¿Su hermana de pequeña no tuvo bragas de tortuguitas? Es un motivo muy clásico para nenas inocentes.

chokkolatt dijo...

jajaja
Qué buen análisis señor Ingle. Y vaya que tiene lógica eso de poner los condones junto a la lencería de las jovencitas, aquí podrían decir que su razón más que comercial es social (por aquello del sexo con responsabilidad). Creo que no es el único que le gusta pasearse por la sección de lenceria, habemos a quienes nos encanta ver las caras de incomodidad de las señoras al ver un "intruso" en esa área, aunque hay también unas a quienes les gusta alardear al ver a un varón desconocido. En fin, es buena zona para fantasear un poco.
Saludos

Rosa Llovizna dijo...

Devuelvame las tijeras, las voy a necesitar... (y usté no las va a usar, vamos...)

LOLA GRACIA dijo...

Sólo pasé a saludarte,. La foto es tronchante. Muchos besos huachafero

Stacy Malibú dijo...

Sr. Ingle,

Una vez en un Zara mientras estaba tratando de meter mi culo JLo en la ropa de la nueva temporada, me di cuenta de que habia un sr. paseandose por el pasillo de los probadores. No le di mayor importancia pensando que era acompañante de alguien. 300 vaqueros despues, me di cuenta de que todas las demas que habian empezado a la vez que yo ya se habian marchado y el sr. seguia paseandose por el pasillo. De modo que decidí chivarme (porque soy una peaso shivata) y justo cuando me aproximé a la dependienta de turno el susodicho literalemente se desvanecio. ¿No sería usted Sr. Ingle? ¿Su boqueta de lobo me resulto familiar cuando vi su foto por 1ª vez?

Respecto a la colocación de las "gomitas"...si las generaciones siguen espabilando en progresion geometrica, tal y como lo vienen haciendo, me temo que en 5 años las tendrán que colocar entre los Teletubbies y los Lunnies...no sé donde vamos a ir a parar Sr. Ingle....

Besos de esos
(de plástico...)

629 dijo...

Señor David del hierro (perdona que me apropie de este formato en tu página Johnny, pero por alusiones)

Yo entre 69s meto lo que me dejan. O mejor dicho lo que me dejaban. Que estoy de abstinencia sexual hasta Julio.

Un abrazo.
A ambos.

JOHNNY INGLE dijo...

AAhhh, Sr. 629: Usted ested es un abstemio pero esperanzado. Yo tengo ganas de que venga julio para salir una hora antes del trabajo. En cambio, usted, lo añora por la servidumbre de la carne. Así es la vida. Hay que joderse: mejor: usted tiene que joder.

Sra. Stacy: No, es al revés: yo no espío culos prietos en los vestuarios. Fui yo el espiado, yo estaba probándome no sé qué y descorrió la cortina una negrita y me vio las nalgas. Hay que joderse. Yo exclamé: ¡señora! Córrase... córrase esa cortina que hace viento.

Y cuando dije hace viento fue como formular las palabras mágicas, y apareció Rosa Llovizna dispuesta a recuperar sus tijeras. Yo se las devolví porque, efectivamente, no iba a podarme el pitulín a esas alturas de la vida (o bajuras).

Lola: la foto debería ser eyaculante, no tronchante.

Ah, puede ser, sr. Chokolat: es probable que sí, que algunas al ver el macho por los alrededores se regodeen toqueteando los sujetadores talla 90, colocándose bragas en la entrepierna para ver si cubren... Y con el rabillo del ojo vigilando al galán... Jah. Hay que joderse, lo de siempre.

Stacy Malibú dijo...

Por qué siempre acabamos hablando de culos o meando en el jacuzzi del Sr. del Hierro?!?!?!

D A V I D dijo...

Sra. Stacy,

Lo de mearse en mi jacuzzi se lo permito porque su pipí es nomás agüita, pero no me aliente al personal que la Sra. Rosa se me revoluciona y al final lo tendré que cambiar por una aburrida ducha.

Atentamente

D A V I D dijo...

Sr. Johnny,

Menuda castaña de cereales la otra noche!

Atentamente

Loredhi dijo...

Sr. D A V I D,

Me cuesta a veces creer que seamos hermanos ¡has cambiado tu logo así tan campante! yo tardaría cientodiez años sólo en pensarlo...

Sr. Ingle,

No es que yo sea sibarita, pero quedé profundamente impresionada con lo de la búsqueda del queso amarillo en lonchas por el hiper. Doy por supuesto que Usted trataba de preparar una merienda de escolares en su casa.

Sra. Stacy e Ingle,

Aprovecho que están ahí ambos dos para felicitarles por esas charretas que se llevaron días atrás en italiano entre ustedes. Son de lo mejorcito que han leído mis ojos. Déjense de jacuzis y graben disco romántico al estilo de Pino Donaggio.

Andrómena dijo...

Efectivamente, existe una inteligencia superior que dispone el lugar de los tranchetes y de los condones.

Es el mismo ser superior que nos ordena meter inmediatamente en la nevera los paquetes de huevos que se han distribuído y omercializado a temperatura ambiente; el mismo dios que inventó la puntuación del tenis.

Saludos

Peggy dijo...

Yo no se porque las "braguitas" sexis , piensa usted que son monopolio de las adolescentes ....se sorprenderia de la lenceria de algunas "maduras" .....por otro lado tener pitulin tampoco es tan malo .
como siempre un post genial:)

Peggy dijo...

por cierto tengo una duda ...en las Islas afortunadas debe haber un ikea no? ...lo digo por sus tejes manejes .....:)

JOHNNY INGLE dijo...

SRa. Peggy, de verdad, prefiero negar que las "maduritas" usen lencería excitante. Yo quiero pensar eso. No existe. No pegan bien encajes y redecillas con pellejo desvencijado...
En Canarias tenemos IKEA desde tiempo inmemorial. Creo que fue el primer lugar de España: los suecos vinieron de vacaciones a la playa y vieron la posibilidad de vender alfombras, jarroncitos y cojines a granel. Luego ampliaron el negocio a Madrid Barcelona y Baleares. Es lo que conozco de Ikea. No sé si es así, pero es la idea que tengo. Acabo precisamente de llegar de Ikea, compré una silla plástica (genial, porque no pesa nada) y unos tiradores niquelados para el armario.

Por cierto, no sé a qué espera IKEA para vender condones a juego con los edredones (las palabras se llaman y reclaman entre sí).

Es verdad, Sr. Adrómena, ese misterio de los huevos que de repente son metidos en el frío. Sin embargo no hacemos lo mismo con los calcetines.

Sra. Loredhi: efectivamente, se trataba del desayuno de dos colegialas (eso sí, colegialas que tuve que acompañar a las tiendas de lencería provocativa... hay que joderse).

Yo no veo tan cutre el queso amarillo, no sé por qué se sorprende.

Sra. Stacy: yo hablo siempre de culos porque estoy programado. Creo en el determinismo por esta razón: yo no puedo apartarme de ese tema. Sería de mal gusto hablar de las partes delanteras, pitulines, por ejemplo.

Y lo de mear en el jacuzzi del Sr. del Hierro, en fin, está claro que es por envidia, siempre nos meamos en lo que deseamos de los otros.

Castaña no, Sr. del Hierro, fueron nueces... Casi lo mismo.

Golfa de San Matías dijo...

Julia dice que ya está bien de tanto trabajar... quiere perderse en nidos de palabras o de palomas.

(Che, esto parece un delirio...)

Mari dijo...

Cago en tó...
Se me chispoteó el nick ese... Es que quedaron seguiditos...

=D

nüSh... dijo...

Siempre es un placer encontrarse con usted, Señor del Hierro.

Aunque sea tarde, mal y arrastro.

nüSh... dijo...

por cierto, Ingle.

Yo jamás tuve bragas de tortuguitas.

Las que llevo ahora son de lunares naranja y azul cielo. Retro retro.
JA!

Maria Del dijo...

A saber lo que llevan los ejecutivos ensus maletines, tal vez salgan del trabajo con ellos llenos de papeles importantes que cambian por un sandwich despues de la quinta pinta de cerveza

evita dijo...

Pues en mi Carrefour de cabecera los condones están entre las vendas y un aparatito que me parece a mi que va a ser de reflexología podal. A mi entender (muy corto entender) las vendas serán asunto de prevención de la prevención, o sea, de dar un traspiés de camino al tálamo y sufrir una luxación. No creo que sean para prevenir escapes: en ese caso los condones estarían entre los parches de bicicleta y las Tena Lady. Lo del aparatito de los pies debe ser por si el comprador es filipino, digo yo.

Aunque yo, que tengo mucho ojo comercial por qué me acabo de comprar una oferta monísima de gafas del señor este francés que hace Tchin Tchin por la tele, lo que pido sería que, en ciertas fechas deberían venderse como accesorio a determinados presentes. Pongamos como ejemplo el tan cercano (y ruidoso, al menos en mi pueblo) día del padre: colonia al uso y caja de condones, todo ello acompañado con una tarjetita de fina y elegante escritura que rece “Para que a la próxima te acuerdes, mi amor.” O
“Ya sigo y sigo, que no hace falta que me avises.”
Hay otra fecha señaladísima (Ja) en la que también se podría hacer algo similar. Sobre el catorce de Febrero siempre se puede encontrar a una tierna parejita en la caja del supermercado dispuestísima a pagar lo más rápida y discretamente su compra consistente en: Pan tostado, bandeja de patés variados, dos benjamines con sus copas de plástico de swaroski, cuchillos de untar, toallitas húmedas y condones. ¿Porqué no venderlo todo junto? Yo sugiero que lo pongan todo dentro de una bolsa de botiquín para el coche, que al fin y al cabo, son primeros auxilios. Por supuesto, que incluya un par de chalecos reflectantes y una línea 900 por si no saben como untar. El paté, claro.
A decir verdad, no todos pagan con cara de apuro. Se les pone cara de salir por la puerta grande de las Ventas. Que suerte. Yo me fui por esas fechas de viaje de mimos, pasión y sexo. Pues acabé a tomar por saco en las nieves de los Pirineos, y ese tomar mío debió ser a pelo: volví con más condones de los que me llevé. Para mi que la llama de la pasión se encendió dentro de mi neceser y no fuera. Porca misèria! En fin.

¿Y que tal su lobo? ¿Tanta sumisión no aburre? Cuan inquieto debió ser su ahora rabo quieto. El del lobo. (¿No?)

Recicle sus latas de atún, que visto lo visto, bien lo merece.

Mil besos.

JOHNNY INGLE dijo...

Veo, evita, que esto de los packs con futuro" es un temazo. Desconocía el ceremonial de compras de los San Valentín, desconocía que fuera tan cutre: lo de untar suena horrible.

Y luego esa ecuación matemáticamente imposible de regresar del viaje con más condones que a la ida. A lo mejor le ocurrió como con la mantequilla: uno puede llevar un paquetito por si las moscas (por si a las moscas se les encapricha la puerta de atrás) pero si te dedicas a meter al bolso toda la mantequilla que te ponen en el restaurante y no la untas... Claro, regresas con mucha más mantequilla.

Al labo ya lo estoy dejando de un lado, porque comenzó a ponerse histérico, y a echarme a mí toda una serie de culpas que yo no reconozco como mías.

Las latas de atún comprobé que aún tienen un año más de vida útil. Pero vamos: que están destinadas a eso, al reciclaje: aunque creo que no podrá ser, justo el día que me decidí a llevar envases al contenedor amarillo para reciclar, ese día amaneció quemado, y no lo han repuesto. mi gozo en un pozo, y en más pozo el gozo del reciclaje.


Mari: No juegue a las palabras. Recuerde lo que les dijo a las palabras Rosa Llovizna: "Duérmase, palabra. No sea jodidita". Las palabras tendrán algo de malo, para recibir esa amenaza.

Sta: Nush: me ha hecho soñar con el cielo con sus bragas de lunares naranjas sobre azul cielo.

Mari dijo...

Que no juegue a las palabras? Que no las haga jugar? Probecitas!
La abuelita dijo que se durmiera y que no fuera jodidita porque quería dejar a la palabrita dormida e irse de juerga. Ella es una gran juerguista y jueguista.

Oiga, mire quién habla de no jugar con las palabras! A usté le sale muy bien, eh? Si nos tratamos de usté le digo don Codo.

Don Codo.

Edmundo Mantel dijo...

Sr. Ingle;

El mejor sitio para los condones es, sin ningún tipo de dudas, con los ultracongelados.

Perfectos Saludos.

Rosa Llovizna dijo...

Don Edmundo, a usté le gustaría que le ultracongelaran el "ese"? Mire las cosas que se le ocurren...

Ta lué

(Ya no sé quien soy, si soy yo, mi nietita o mi bisnieta que ahora tiene blog...)

nüSh... dijo...

Por cierto, Johnny.
Hace mil que no le veo por flog.
Y le echo tanto de menos que me duele el alma cada día un poquitín.
¿Ha olvidado la dirección?

Pásese algún día.
Le invitaré a chocolate caliente.

nüSh... dijo...

Y otra cosita.
No era naranja sobre azul cielo.
Eran lunares azul cielo y naranjas.
Mezclados.
Sobre blanco.

Y con ribete rojo.

Jips!

JOHNNY INGLE dijo...

Sra. Llovizna: Estoy deseando conocer el blog de su bisnieta, a ver si juega bien al juego de los palabros...

Sta. Nush: ya la he satisfecho, yendo a Flog, comentándole de sus pantorrillas depiladas con zapatos blancos para casarse o para enseñar a los Beatles en su camerino. Y también he visitados a sus familiares y amigas.

¡No se queje!

nüSh... dijo...

jajaja...
Nena.

Genial.

Siento que puedo tenerte y hacerte feliz.
Quiero tenerte a mi lado y poderte decir...


¿Va con segundas?

Jajajajaja

JOHNNY INGLE dijo...

Claro que va con segundas...
Y las segundas son que la instrumentación es perfecta: esas trompetas, esos timbales, esos sintetizadores, esas guitarras: te llena la cabeza por completo.

Un temazo. Todo el disco "Otra dimensión" es un amor.

Por cierto, a un concierto de ráfaga se puede ir con zapatos blancos de tacón... No digo más.

Edmundo Mantel dijo...

Sra. Llovizna;

El "ese" ya me lo han ultracongelado desde hace tiempo.

Ay.

Perfectos Saludos.

Rosa Llovizna dijo...

Anti Bomberos para el Señor Mantel!
Habrá?

Qué se hace en un caso así?

Ya sé, le presto unos mocos míos que están calentitos a ver si con eso se arregla. No le explico cómo usarlos para no darle náuseas a los que leen esto, usté es inteligente y sabrá qué hacer.

(los mocos son un préstamo, eh? Después me los devuelve que lo sigo usando)

JOHNNY INGLE dijo...

Por supuesto que los mocos no son para tirar.

El 75 por 100 de los mocos van a parar al estómago.

Dicen que hacen lo que la fibra, que ayudan a escurrir el bolo alimenticio, o sea, a irse por la pata.

Excelente remedio para el estreñimiento.

El anti bombero será un señor con un soplete, que va por ahí, recalentando las piezas de la gente que se han ultracongelado.

Yo también voy a acabar así, porque lleva una semana lloviendo y las mujeres rana no aparecen...

mujer rana dijo...

Croac!

Vengo de allá y voy hacia acullá, lo siento pero no puedo quedarme, me llaman para croar en otras tierras.

hombre rana dijo...

¿Han visto por aquí a una mujer rana?

Croac!

patas de rana dijo...

Chof! Chof! Chof!

(qué esperaba? no tienen boca, sólo son patas, no hablan...)

ancas de rana dijo...

Hombre, si se le van los ojos claro que no ve las ancas. Ancas somos...

Anti bombero dijo...

No, me parece que no voy a servir. Creo que don Mantel no dejará que lo descongele...

Mejor que pruebe con las ancas de rana, en una de esas...

nüSh... dijo...

Soy extremadamente compulsiva a la hora de meter canciones en el iPod.
Como con todo.
la palabra compulsividad me define, soy puro impulso.
Así acabo con cientos de canciones, sobrepasando los gigas, y con melodías que raras veces escucho.
Simplemente las escuché una vez y me gustaron.
Incluso hay alguna que no soporto.

The Coral es el grupo que está antes de The Libertines y después de The Clash.
No-más.

valeria dijo...

Los condones?
Estarían bien en la linea de cajas, entre las golosinas... y las pilas... (al carro una de cada). Total, acaban juntos en la mesita de noche...
Un beso, Johnny

nüSh... dijo...

Si le gusta Ráfaga debería escuchar la canción "Te compro a tu novia".
Me fascina!
JA!

JOHNNY INGLE dijo...

Hombre, yo si la novia en cuestión está buena, también se la compro.

¿Es como Elsa Pataky?
¿Tiene las piernas bien depiladas y aceitadas?
¿Con aceite de oliva virgen?

Si no la quiero comprar, ¿se puede alquilar por horas?

Iré a ver si la encuentro esa canción.
A ver por qué se fascina tanto usted sin ser por zapatines...

Edmundo Mantel dijo...

La degeneración empezó con la Llovizna y se ha extendido por la red como el virus untuoso de la mantequilla se extiende por una loncha de pan de molde.

Hay que joderse.


Perfectos Saludos.

Anónimo dijo...

..el otro dia fui a carrefour pero los condones estaban al lado de las cajas registradoras... para que cuando esten pagando c acuerden del preservativo y lo empaquen... en casi todas las cajas habian today y duo... no habia caja q no tubiera condones