01 mayo 2007

Un tranvía llamado Nereo



Hoy se escuchó en el telediario la feliz noticia de que un señor de Murcia le ganó una carrera al recién inaugurado tranvía de esta ciudad de los melocotones. Quedan exactamente 30 días para que un suceso análogo ocurra en Tenerife: quiero decir, estrenaremos tranvía, lo del atleta que deja en vergüenza al trenecito espero que se lo ahorren (por patético).

Aguardo con impaciencia el acontecimiento. Sepan ustedes, señoras y señoras peninsulares, que jamás he subido en tren. Los canarios actuales hemos crecido nostálgicos de vías y traviesas, hambrientos de chucu chucu chu y de curas que almuerzan chorizo en un vagón de tercera. La poesía del tren ya nadie podrá devolvérnosla a los que perdimos la infancia en esa lucha infructuosa contra un deseo insatisfecho.

Sin embargo, ya falta menos para igualarnos, y yo me subiré al viaje inaugural del artefacto: aunque no tenga ningún lugar que descubrir (lo cierto es que la línea acaba en El Corte Inglés). Ahora hay una palabra que nos llena la boquita de agua, una palabra sonora que la gente pronuncia con mucho orgullo, como si se notara que dominar este específico vocablo es de catedráticos y de doctores de la ciencia. La palabra es: CATENARIA. Nadie sabía que coño es una catenaria. Y ahora todo el mundo anda con el jodido trabalenguas en la boca. Entra un hombre un bar:

-CAMARERO: ¿Qué le pongo, señor?

-HOMBRE: Pues una catenaria bien heladita con una guindilla, si me hace el favor.

Soy un gran aficionado a la tecnología y a la mecánica y a la arquitectura. La semana pasada tuve la enorme fortuna de hacer una visita a las cocheras de Metropolitano de Tenerfife (Jah, creo que suena mejor que “Metropolitano de Murcia”, que parece que es una marca más de melocotones en almíbar). Allí me explicaron las tripas del tren y me aclararon los grandes enigmas.

Por ejemplo, que tienen todas las paradas vigiladas con cámaras, y que desde la Central los controladores están perfectamente al tanto de si en La Trinidad hay un hombre de chamarra beig metiéndose el dedo en la nariz, o una señora gorda se rascó el culo como por descuido pero con toda la intención. En fin, un Gran Hermano más. A mí no me importa, porque en la oficina estamos vigilados por cámaras y yo ya no me corto. Me molesta un poco la que está sobre el urinario, pero, oiga, que la securita también tiene derecho a animarse de vez en cuando.

El sistema de pago es curioso: curioso porque te puedes colar en el tranvía y nadie te pide billete. El chófer va en su cabina a lo suyo. Uno puede llevar billete y pasarlo por la ranura para cancelarlo, pero si no lo haces, el tren sigue su curso. Pero esto no es tan así: un sistema de infrarrojos contea a los viajeros al cruzar las puertas. Y luego compara el resultado con los billetes cancelados. De esta forma, en la Central detectan cuantos “negros” están viajando de gorra y en la siguiente parada entra un revisor y les estalla una tremenda multa de 100 Euros con la que se cagan por las patas. Sí: los llaman “negros”, ese es el argot. No me pregunten por qué, que los negros, por lo menos cuando viajan por mar, están acostumbrados a pagar, y bien caro.

Pensando pensando, se me ha ocurrido una manera de engañar el sistema. Si una pareja entra bien abrazada, morreándose si es preciso, cogiéndose bien por el culo y con los pelos de ambos revueltos, no creo que el dispositivo infrarrojo se percate de que son dos personas y no una: la una caro, que dice el Derecho Canónico. Así pues, las parejitas están de enhorabuena, porque pueden estafar.

De la tecnología del tren me sorprendió que tuviera en los laterales de los vagones una como tapita de depósito de gasolina. Pero ¿si es eléctrico a qué viene esa tapita para gasolina? Jah, pues no es para gasolina. Es que el tranvía lo que consume es arena, que sopla sobre la vía si por lluvia o nieve o corrida pierde adherencia. Tenían allí un surtidor de arena, para repostar, tal cual los hay en las estaciones de British Pretroleum o Shell: ¡Arena!

Pero sin duda, el numero estrella que nos tenía reservado el Gerente era el sistema de recolección de cadáveres. Esto es así: si el tren atropella a un peatón y lo mete bajo las ruedas, lo natural es que empiecen a pasarle por encima todos los rodillos y cuando la serpiente multicolor le pase por completo acabe como carne picada para hamburguesa. Eso queda muy mal. No es ecológico. No respeta el medio ambiente, y mucho menos la dignidad humana. Por eso han puesto un dispositivo automático, una especie de bastón que, al tropezar con el cuerpo atropellado, libera una cuchara que atrapa a la víctima y la protege de de los rodamientos. ¡Es genial! ¡La lleva en volandas hasta el fin del trayecto!

El cadáver lo recogen los de mantenimiento cuando el tranvía regresa a cocheras. Allí llaman a la familia del finado y les dan a elegir un ataúd de cualquiera de los cuatro colores del tranvía: azul, verde, amarillo o naranja. Si acaso el sujeto aún respira o puede valerse, no tiene derecho a ataúd, pero le regalan una carcasa para el móvil también de cualquiera de los cuatro colores a elegir.

Metropolitano de Tenerife está en todo. Tienen detallazos. Es preciso reconocerlo. ¡Ay! ¡Es que no veo el día de estrenarlo! Ahora mismo me apetece el color naranja.

37 comentarios:

Kotinussa dijo...

Para empezar, no tengo la menor duda de que Metropolitano de Tenerife suena mucho mejor que Metropolitano de Murcia. No hay nada más soso y más anodino que ser de Murcia. Conozco a dos señoras murcianas (una de ellas mi ex-futura-suegra) y son algo totalmente supérfluo y prescindible. Si no existieran el mundo seguiría igual. (A lo mejor me he pasado un poco de crueldad, pero es que la suegra era suegra, ya se me entiende).

En Cádiz teníamos antiguamente tranvías. Sin sistema de recogida de cadáveres, ni cámaras, ni detector de colados, eso sí. Pero era bastante divertido. Si se iba la luz un momento, y te cogía bajando la Cuesta de las Calesas, parecía que el tranvía se iba directo al mar, y las señoras chillaban como locas, y los niños montaban bulla para animar el ambiente. ¡Qué tiempos!

nüSh... dijo...

Pues a mí el naranja no me gusta nadita de nada.
Y por su tono de piel (el real, no el azul) le diré que seguramente le quedan mejor los tonos fríos.
Y el blanco iPod, of course!

La primera vez que fui en tren fue en el trayecto hasta Madrid.
Pero no era tren.
Era coche-cama.
Coche-cama-de-lujo, para más señas.

Porque mi padre estaba recién operado y no podía ir en avión.

Yo no quería tirarme toda la noche en un vagón, pero me resigné y me propuse ir muy Audrey. Con el pañuelito en la cabeza, directa a mi compartimento.
JA!
Coche-cama-de-lujo!
Unas tristes camas litera de plástico blanco como de hospital.


No.
Juré y perjuré.
Que yo VOY EN AVIÓN.

El tren en plan trayecto corto está bien.
Más cómodo que el autobús (la wawa, que dicen en Cuba)

Pero...
lo que no me parece bien es eso de que las parejitas tengan ventaja una vez más.
no.

¿Acaso las Únicas tenemos que pagar el tren y el barco* no?


Mil besos.

PD*: Al pasar la barca me dijo el barquero, las niñas bonitas no pagan dinero.

ornitorrinco enmascarado dijo...

Yo también pensaba ir en el viaje inagural del Artefacto. ¿Cree usted apropiado llevar chocolate y churros?

Akroon dijo...

El sistema de recogida de cadáveres me parece sencillamente espectacular. Desconozco si los tranvías de Barcelona lo tienen (deberé informarme), aunque curiosamente el primer trayecto de prueba que se organizó iba desde una céntrica plaza hasta El Corte Inglés... ¿estará pagando el centro comercial para que todos los tranvías fomenten el consumismo en sus establecimientos?? Esto me hace pensar...

El sistema parejil de colado me parece interesante, aunque caso que uno se quiera colar solo, puede intentar tirarse debajo de las vías apuntando para ir a parar a la cuchara recogedora, y llegado a su destino, de paso pedir la carcasa de móvil: no se paga y además se saca algo!! ¿No le parece una buena idea?? Arriesgada tal vez, pero buena, seguro!

Disculpe que mi auto no me esté dando temas de posteo. La verdad es que he ido atareada cual abejita, y el tiempo que me ha quedado libre, lo he empleado en dormitar y perrear ámpliamente (a la par que atender la citas sociales que me reclamaban). Pero espero poder darle la lata en breve a usted y todos los que deseen ser enlatados.

Hoy, le mando un beso.

JOHNNY INGLE dijo...

Sr. Ornitorrinco:
Yo creo apropiado que cada viajante inaugural lleve su churro, y que sea la Administración Promotora e Inaugurante la que se encargue de que todos tengamos dónde mojarlo.

O por lo menos que podamos tocar culos, uno de los cuatro vagones del tranvía debería estar reservado para los que deseen tocar culos o que se los toquen.

Sta. Nush: yo lo que deseo es un coche naranja, o color llama, o color amanecer en el desierto, como en la película LaWrence de Arabia. Respecto a lo de que las niñas bonitas no pagan dinero al pasar la barca, le advierto que ahí hay una trampa, porque el barquero, a las que ve bonitas, les hace pagar en carne, o sea, no se las pasa por la barca, sino por la piedra. Los barqueros son inteligentes, pelín menos aque usted pero meritorios.

KOTI: Espero que al menos te gusten los melocotones de Murcia, para eso son únicos. Te doy la razón, tener un ex-futura suegra de Murcia es lo peor de lo peor, incluso peor que de Cuenca, otros desheredados.

Este tranvía creo que si la luz se corta, los frenos, que son inversos, se trancan automáticamente. Porque aquí también hay mucha pendiente: sería espantoso un monstruo de 40 toneladas cuesta abajo y sin frenos: los pasajeros se irían pata abajo, como mínimo.

JOHNNY INGLE dijo...

Sra. Akroon: Yo por supuesto deseo ser enlatado, y más en concreto, en una lata de tomate frito Orlando. El que hace la ley hace la trampa, y el que conoce la ley más trampa hace. Usted ha demostrado ser una astuta abogada, descubriendo la forma perfecta de colarse los que no tienen pareja (yo pensé que iba a proponer aferrarse a un culo,aunque fuera ajeno y no de pareja, es más arriesgado, no cabe duda, pero nunca se sabe si funcionará, algunos culos admiten adhesiones solidarias). Si algunos marroquíes vienen a españa en los bajos de los camiones, con el rugido ensordecedor de los sucios motores de gasoil, supongo que será infinitamente más agradable y práctico viajar en la cuchara recoge cadáveres de un silente tranvía...

nüSh... dijo...

Estimado Ingle.

Le perdono el haberme confundido con Crixu.
(Sí. La niña de la lupa era yo).
Le perdono porque acabo de ver a House sonreír.

Pero queda avisado: cada vez que alguien que no soy yo sale en mi flog lo pongo.

Que me duele que no me reconozca.

Tras casi un año ya...

Edmundo Mantel dijo...

Sr. Ingle;

Ha reflejado Usted el patetismo provinciano del canario que nunca ha montado en tren de una manera radiográfica. La primera ciudad externa a las islas que yo visité, es decir, la primera ciudad que visité, fue Valencia. Y lo segundo que hice al llegar, después de una cutre foto en el cutre hotel de la calle Xátiva, fue cruzar la calle e ir a la preciosa estación y merodear un buen rato por el hall y los andenes. Al día siguiente me fui yo solo de Valencia a Teruel. No tenía una mierda que hacer en Teruel, pero por el gusto de montar en tren y por lo barato que salía desplazarse tantos kilómetros, en relación al atraco a mano armada que supone desplazarse entre nuestras islas, pues me fui a Teruel, le hice una foto a un seso de cordero de un mercado, y regresé a Valencia.

A mí el tranvía de Tenerife no me gusta. Me parece demasiado limpio, demasiado aséptico. Personalmente, preferiría ver los cristales chingados con la sangre de los peatones atropellados, y los trocitos de carne como garbancitos rojos reventados siendo arrastrados por los limpiaparabrisas de cabina.

Perfectos Saludos.

JOHNNY INGLE dijo...

Sr. Mantel: pues podría usted haber sacado una foto de los amantes de teruel en lugar de al sexo de un cordero. De todas formas, el asunto no es baladí, el del sexo de cordero.

Respecto a la limpieza del tranvía, aún no han decidido si los lavarán una vez a la semana o más veces. Tampoco se sabe si van a montar en él cuántos albañiles junto a los ejecutivos limpios y estudiantes semi limpios.

Sta. Nush: Pues será que la confundí porque nunca nos había puesto un primer plano del ojo, y será por el efecto óptico de la lupa, que la nariz parece grande y algo curva, lo que no encaja con su restringida nariz.

Usted perdone.
Respecto a House, yo esta noche lo vi besando y, ¿será gay? Es que lo noto artificial, como si el asunto no fuera con él. No lo hace natural. ¿Usted cree que besa de una manera solvente?

Evita dijo...

¿Y porqué naranja? ¿No atravesaba un momento lila-chuli-pintad-malditos?

Yo solo he subido una vez en el tranvía de Valencia: no pagué el billete y me perdí en un cambio de estación. Prefiero el romanticismo del bus.

Seguramente, ese señor murciano le ganó al tranvía por qué era pentaplatano. Y por qué tenía cortinas.

Cuando vaya a su isla, lo primero que haré será visitar el tranvía. Y también iré a Ikea.

Sr. Mantel:

Nunca más se aloje Usted en el carrer Xàtiva, que son hostalitos muy feos y muy caros.
Me toma Usted el metro de la derecha tal como sale de la estación y en la sexta parada se está de lo más bien. O en la quinta. No importa.

Tampoco había metro cuando Usted se fue a Teruel a ver sesos de bicho. Fíjese que necesidad de ir a Teruel para ver carne y carnes estando la calle Bailén a la izquierda de la estación.

Le hacía falta un guía. Y un porteador.

JOHNNY INGLE dijo...

El momento lila-chuli-pintad-malditos era para habitaciones de gente progre. Lo otro es para coches, y se llama momento-naranja-chuli-coches comprad-malditos.

Hay un lema de promoción turística que reza "Tenerife Amable", así que no le extrañe que sea el propio tranvía el que la visite a usted, y le toque su companita bajo la ventana, y si usted se sube hasta puede que haya un señor esperándola en el vagón de cola para recolocarle el tanga (!!!!).

mordandis dijo...

Y digo yo... a tanta velocidad irá el tranvía de marras que si te pilla desprevenido no te da tiempo a apartarte de su trayectoria que tienen que montar en sus bajos un "recoge_muettos"?????

1beso

Loredhi dijo...

Sr. Ingle,

Me parece fatal que Usted esté decidido a subir al tranvía el día de su viaje inaugural. Si así lo hace, yo me encontraré entre la masa de gente que les increpe desde la acera.... uhhhh uhhhh.... Me da rabia todo tipo de inauguraciones. Salvo la de terraza de Stacy que, por cierto, todavía nos debe.

Mejor, yo le recomiendo, observar el brillante tranvía circular unas semanas, unos meses, y un buen día, como quien no quiere la cosa, colarse, y probar de gorra el artefacto. Sin rumbo fijo. Y si viene el revisor, bajarse rápidamente. Rejuvenecerá varios años de golpe.

Tranvía suena cinematográfico: Un tranvía llamado deseo, Tranvía a la Malvarrosa, La niña del tranvía... (ésta peli no la conozco pero fijo que existe, con su admirada Concha Velasco haciendo de niña).

Sr. Mantel,

Buen gusto al admirar la estación de tren de Valencia y buena elección la de ir ese día a Teruel.

nüSh... dijo...

ummm...

House no besa con pasión porque no me está besando a mí.


Pero ¿sabe? El otro día vi una entrevista a Hugh Laurie.
Y no iba caracterizado de House (obviamente).
Sin bastón, sin canas (son teñidas, su pelo natural es rarísimo), sin barba de tres días, sin camisa sobre camiseta, americana y deportivas.
No.
Y así no me gustó.

Gay no es.

Aunque dicen que House acabará liado con Wilson.
No.
House acaba con Cuddy, se lo digo yo.

De todos modos, ahí queda eso.

nüSh... dijo...

Ja!
Qué prepotente ha quedado eso de "House no besa con pasión porque no me está besando a mí"!!!

JOHNNY INGLE dijo...

La cosa ocurre de otro modo, Mordandis: los enfermeros de la residencia gerontológica acompañan al anciano escogido para la experiencia final y, ya a pie de vía, le dan el empujoncito que termina de "decidirlos". Por eso, el tranvía no sólo soluciona la saturación del tráfico, sino también la saturación de los hospitales y residencias de la tercera edad...

Sra. Loredhi: yo rejuvenecería más dedicándome a palpar culos en el furgón de cola que practicando el enfermizo deporte de esquivar al revisor. Soy cobarde. Y guarro.

Sta. Nush: No tema usted ser prepotente. Cuando uno tiene méritos, puede ser prepotente sin que quede feo. Por ejemplo, cuando House anoche le leyó la carta de la chica donde le comunicaban el resultado del análisis para Sida. Ella podría haberlo denunciado, pero como era House... se dejó hacer.

Con House hay que tener ojito, que igual te besa que te da un bastonazo. Pero a usted seguro que la besa con pasión, como decía Camela, que por cierto, me encanta Camela, que lo sepa y no me avergüenzo.

nüSh... dijo...

¿Camela?
Jajajaja


éxitos "gasolineros"

Pero oiga, que hay cosas peores.
Como matar o ser cura.

Anda que no tengo yo anécdotas con Camela...

Jajaja.
Gracias.
Pero no creo haber cosechado mérito alguno.

Edmundo Mantel dijo...

Sra. Evita;

Yo era joven e inexperto. En aquella época no aceptaba guías. No me haga mucho caso, pero creo recordar que cuando fui por primera vez a Valencia fue, precisamente, cuando estaban a punto de reinaugurar el tranvía. En aquella época no había internet y yo no conocía a nadie en Valencia, así que mejor no le digo cómo elegí aquel hotel.

Pero eso era antes. Ahora soy inexperto y viejorro. Acepto guías. Y paso de los sesos.

SeSos, Sr. Ingle, seSos. Joder. Buscaré la puta foto de los seSos de Teruel y la colgaré en el internet.

Sra. Loredhi;

Gracias. Veo que Usted me comprende. Fui a Teruel, entre otras cosas, porque no había billetes para Cáceres.

Las cosas naranjas del Sr. Ingle: Aclaro, es que nuestro amado Sr. Ingle anda estos días enamorado de un coche de color naranja-calabaza-putrefacta. A mí ese coche me parece una birria, y con ese color es como el coche de la Barbie pero naranja. Un coche de juguete que vale 40.000 euros. Hay que joderse.

Perfectos Saludos.

el_Vania dijo...

Pues enhorabuena... Aquí en Zaragoza quieren implantarlo... aunque mejor dicho sería "imponerlo". El tráfico en esta ciudad es ya caótico, y meter algo más por superficie me parece irracional. Hace no mucho estuve en una plataforma ciudadana pro-metro, pero todo quedó en agua de borrajas.
Lo que no se le ocurrió a nadie, fuera el sistema que fuese... era el sistema recolector de cadáveres.
Bien la habría venido un sistema así a Arnold Schwarzenegger en "Commando", ¿no cree?.
Salud/OS!

JOHNNY INGLE dijo...

Stra. Nush: cuente alguna (anécdota con camela). Una vez asesiné a una rana de San Antonio. Y no confesé.

Sr. Mantel: seguro que fue un sexo lo que fotografió, sólo que ahora su inconsciente trata de taparlo con un error ortográfico supuestamente involuntario. Yo sé leer mentes sucias, no lo olvide.

Sr. Vania: Zaragoza, que yo lo he visto en documentales, tiene una estación de trenes de alta velocidad que es una cosa rara, con mucho arte, mucho diseño y carísima. En esa ciudad: ¿hay una tienda de Zara en cada esquina? ¿y hay quien las goza?

el_Vania dijo...

Pues hay bastantes tiendas Zara, mire usted... y lo de gozar, va implícito en el nombre de la ciudad. En Zaragoza, se GOZA.
Se lo digo yo.
Salud/OS!

nüSh... dijo...

¿El coche de la Barbie en color calabaza?

Pero... ¡¡¡el calabaza no es naranja!
Bueno, sí.
pero al menos no es naranja-odioso.


Apoyo la compra del cuatro-ruedas!


Lo de Camela mejor obviarlo...

vespinoza dijo...

Pues si que mola el recolector de cadáveres ese.

D A V I D dijo...

Sr. Johnny,

¿El coche del que anda enamorado es un MEHARI de 40.000 Euros?

JOHNNY INGLE dijo...

Sr. del Hierro: el Mehari es para mearse en la cara, ¡eso sí que era un coche ecológico, fabricado con cuatro latas de aceite de oliva y ruedas de alpargatas usadas.

Hay que joderse con el viclo. Yo tuve la fortuna de montar en uno de ellos totalmente descapotable en 1979. Era propiedad de un sastre, cuyo otro vehículo era un BMW (que en 1979 era un lujo y una excepción, no como ahora que es el coche preferido que conducen los camareros y los ayudantes de peón de albañil).

De todas formas ya me desenamoré. Esta tarde Mantel me presentó su coche viejo y allí, ante aquella caja de óxidos y pieles despellejadas, yo valoré mi vehículo contemporáneo con todo el amor y el aprecio que se merece, por noble y por guapo. Hale.

mi despertar dijo...

Muy bueno....voy a seguirte

Mari dijo...

¿Qué relación hay entre este tranvía, llamado Nereo, y Nerea? Además de lo similar del nombre, digo...

JOHNNY INGLE dijo...

Querida Mari:
"Nero-ea-eos" es un nombre propio impersonal que se aplica para designar cualquier objeto o persona que nos resulte llamativo o nos inspire amor...

También tiene que ver
con mi método de composición poética: los vocablos que suenen parecido, aunque resulten contrarios:

Un tranvía llamado DESEO.
Un tranvía llamado NEREO.

Jiji.

D A V I D dijo...

Sr. Johnny,

¿Sale usted en la foto?

JOHNNY INGLE dijo...

¿a qué foto se refiere,Sr. del Hierro?

Usted siempre con sus enigmas, y yo... no le entiendo.

Acláreme...

D A V I D dijo...

A la foto del post, Sr. Johnny

Pero ahora que la vuelvo a ver, creo que es el de Murcia ¿no? Lo único que no veo al athleta, debía ir ya por delante.

Por favor, o no, hágase una foto, o las que quiera, en el viaje inaugural.

JOHNNY INGLE dijo...

Ah, bueno, no.
Este de la foto SÍ es el tranvía de Tenerife, circulando en pruebas (se ven las vías todavía sin terminar).

El tranvía de Tenerife es el único multicolor. Los de la Península son verdes, amarillos... pero el de aquí es la serpiente multicolor.

El logo es la M de Metropolitano, pero imitando la silueta del Teide Volcán, que además está en el escudo de la isla.

El atleta... mmm, si el atleta iba por delante y fue engullido, a estas alturas estará viajando en la cucharilla recoge cadáveres...

D A V I D dijo...

¿Se hará foto en viaje ianugural?

629 dijo...

¡Qué modernidades! (¿electorales?)

JOHNNY INGLE dijo...

No sé, sr. del Hierro: a mí me corta sacar fotos cuando hay gente delante. Me siento ridículo "jugando" a las fotitos.

Todo en este mundo es electoral, Sr. 629. Esta tarde me hice una tortilla de patatas y ya están algunos por ahí sacando réditos políticos de eso: unos abogan por la protección de la gallina, otros son partidarios de ilegalizar los cartones de huevos en los que aparezcan infiltrados algunos huevos de Batasuna.
Como puede ver, esto se está saliendo de madre.

D A V I D dijo...

Sr. Johnny,

Con una autofoto de estrangis de la carusa sería suficiente.

629 dijo...

Si, se sale de madre. Como siempre sin ir más lejos.

¿Y no podríamos repartirnos la tortilla y que cada uno le ponga encima lo que quiera (yo pimientoverdefrito)?