09 diciembre 2007

Salvemos las vaquitas hediondas




Los científicos no se resignan a perder sus casas de verano en la playa, y se han puesto a trabajar a destajo para luchar contra el cambio climático. Ayer saltó al fin una noticia esperanzadora. Parece que han encontrado un remedio increíblemente eficaz para evitar el calentón global.

Lo que han descubierto es que los canguros albergan en sus intestinos unas bacterias que son hachas haciendo la digestión. Lo aprovechan todo (como hacemos nosotros con los cerdos). Al contrario que sus hermanas las vacas, los canguros no expelen metano como producto residual de la digestión. Esto viene a ser más o menos como las compresas Ausonia: ¿A qué huelen las cosas que no huelen?

Las vacas y las ovejas, sin embargo, al parecer son tan hediondas que sus flatulencias de metano nos van a llevar por el camino de la amargura. Los coches son ángeles comparados con las vacas, afirman los científicos. Hay que acabar con las vacas y las ovejas, han propugnado algunos. Nooooo. No puede ser. Necesitamos leche, queso, yogur. Lana para nuestros jerseys.

En una empresa de biotecnología de Sudáfrica el investigador jefe tuvo esta semana una ardorosa gastroenteritis que le mantenía postrado. El médico le recetó Ultra Levura. ¿Y qué es eso? Pues son microorganismos que reemplazarán a la flora bacteriana que has perdido con la cagantina. Al investigador se le encendió una bombillita:

-¡Eureka! ¡Lo encontré!

Y lo que propuso para salvar a la humanidad del efecto invernadero es insuflar en las tripas de las vacas bacterias digestivas de los canguros, con un doble resultado: las vacas necesitarán menos pienso y menos yerba, lo que abaratará los costes de producción, y serán unas vacas limpias, sin flatulencias. Dejarán de verter metano a la atmósfera. Y la humanidad se salvará.

Me quedé de una pieza. El invento es de un ingenio insuperable. Sencillo pero eficaz. Aunque me quedo con una duda: ¿No sería más operativo prescindir de las vacas y ordeñar a los canguros? Leche de canguro. Yogur de canguro. Queso de canguro. No suena mal.

La técnica me gusta, pero yo dejaría en paz a las vacas. Lo del efecto invernadero no lo veo nada claro, y mucho menos que sean estos amorosos aunque hediondos animales los responsables. Las vacas han estado en la tierra desde los albores de la humanidad. Sus flatulencias no molestan a nadie, ya que son dadas a vivir en aireadas praderas o establos.

En cambio, el metano de los hombres sí que representa un problema de orden público. Recientemente se publicó una estadística de los divorcios en Atlanta (EEUU). El 37 por 100 de las mujeres demandantes de separación alegan como causa el meteorismo de los maridos, y el 24 por 100 la halitosis, muy por encima de otras circunstancias como la infidelidad, el alcoholismo o la ludopatía. Los hombres, en cambio, suelen alegar otros motivos como la inapetencia sexual de la pareja, la obesidad o una desagradable forma de estornudar parecida a la de los gatos.

Y no es de extrañar, ya que mientras las vacas rumian al aire libre o en ventilados establos, los matrimonios duermen en habitaciones de 12 metros cuadrados, donde en una noche es fácil que se acumule metano en valores superiores al 25 por 100, concentración que se considera intolerable. En algunos estados americanos las autoridades exigen en los dormitorios rejillas de ventilación para los gases.

Imaginen lo que supondría incorporar la flora bacteriana del canguro a los hombres. Esto salvaría a muchas parejas de la debacle del divorcio, y los obispos dormirían felices por partida doble: por aquello de la indisolubilidad del matrimonio y porque ellos mismos se verían libres de los incómodos apretones de vientre.

No sé qué efectos secundarios tendría para los humanos la flora digestiva de los canguros. Tal vez de repente nos sorprenderíamos dando saltitos, tímidos al principio, poderosos más tarde. Los padres irían a buscar a sus hijos al colegio sin coches, solamente dando brincos. Y los niños se meterían en unas bolsas de plástico atadas las barrigas, para viajar con papá canguro.


Pero pensándolo mejor, da un poco de miedo esto de empezar a mezclar. Cualquier borracho sabe que no es bueno. A mí me gustaría no tener que preocuparme de comprar zapatos y de limpiarlos y atarlos y ponerme calcetines. Me sería mucho más cómodo tener pezuñas como las cabras. Pero por muy útil que nos sean las pezuñas, resultaría grosero que los humanos nos apropiáramos de ese rasgo anatómico, pidiéndoles prestados algunos genes a las cabras.

Dios se lo advirtió a Adán y Eva cuando los colocó en el Paraíso: podéis comer de todos los árboles, pero el árbol de la vida os estará prohibido y no deberéis tocarlo. Creo que está claro que se refería a la puridad genética de las especies. Hay que atenerse a lo que la evolución ha ido decantando. No se puede enmendar la plana a los de Madrid, como quien dice. Si las vaquitas llevan millones de años tirando pedos, algún sentido tendrá eso. ¿Y si las vacas fueran las estufas naturales del planeta? ¿Y si su misión fuera precisamente calentar la atmósfera?

En 1991 la erupción del volcán Pinatubo, en Filipinas, produjo un enfriamiento global de la temperatura de 0,5 grados. Y es solo un ejemplo. ¿Qué pasaría si dentro de diez años ocurre alguna explosión volcánica de gran magnitud y nos pilla de sorpresa, con las vacas totalmente descargadas de metano? ¿Cómo sobreviviríamos a al crudo invierno volcánico?

Es preciso salvar las vaquitas hediondas. Dejémoslas con sus gases. Tal vez nos hagan falta.

20 comentarios:

Kotinussa dijo...

Querido Johnny: Unidos por la preocupación ante el tema de las vacas, los canguros y las bacterias, así es como estamos. Lo que ocurre es que me adelanté un par de días y mi post sobre el tema salió el día 7. Estos dos días de reflexión, sin embargo, han otorgado a tu post una profundidad de pensamiento que me deja impresionada. Creo que los dos se complementan perfectamente y que volvemos a ser, al menos por un momento y como ya nos pasó hace bastantes meses, almas gemelas.

el_Vania dijo...

Hace tiempo que salen a la palestra esos rumores sobre la emisión de metano de las vacas. Tal vez puedan "reinsertarse" en la sociedad, haciendo plantas de producción de metano, un gas que puede servir para generar combustible o calentar nuestros hogares. Por eso yo también me sumo a la causa... pero que hagan el favor de llevar a esa planta-refinería a los maridos con ventosidades o halitosis, como retén de guardia para cuando existan "picos de demanda".
Un fuerte abrazo, Sr. Ingle.
Salud/OS!
PD: Por si su iTunes no se lo ha dicho ya, en El Planetoide, tiene una nueva canción que espera su crítica.

George Hazard dijo...

¿Pero esto es cierto o te lo inventas?
¿Por qué no dejan en paz a las vacas? Sólo faltaba que se metieran con el cerdo, que está buenísimo.
Si desprenden metano ellas no tienen la culpa, pobres.
Yo creo que tienes razón, que nos metan a nosotros la flora bacteriana de los canguros a ver si el ser humano se desprende un poquito de sus impulsos agrasivos.
Será el siglo XXI, pero si se consigue llegar al XXII nos recordarán como a unos bárbaros: ETA, Bush, Israel y Palestina, islam vs. cristianismo...
En fin...
Y a nivel individual tampoco nos quedamos cortos, si es lo que dices, no hay un matrimonio que dure y los motivos de divorcio son de risa.

Zafferano dijo...

Pero qué capacidad de relación! Madre mía!
Pues no estaría mal eso de convertirnos en marsupiales... dejaríamos de usar bolsos de piel de vaca, posiblemente no necesitaríamos jerseys de lana y además podríamos salir tranquilamente con las llaves de casa guardadas en el marsupio. A lo mejor así, tanto vacas como ovejas, harían mejor la digestión, y el problema de emisión de gases contaminantes se resolvería.
Porque a mí me gusta el queso.

Un beso muy grande

illyakin dijo...

illyakin

Por no hablar de que solucionaríamos el problema apuntado por Koti de a más divorcios más cambio climático, digo, más consumo energético. No se han dado cuenta los políticos (¿o sí?) de que las altas hipotecas contribuyen positivamente en el medioambiente, ya que los jóvenes tardan tanto en independizarse que, mientras vivan con papi y/o mami, se aprovecharán mejor los recursos y se emitirán menos gases nocivos.

Qué peligrosos son los radicalismos.

Besotes.

MILA dijo...

Vamos, hombreya. A ver si las vacas van a tenr la culpa de lo del deterioro del planeta. ¿Quién decía aquello de "cuanto más conozco a los hombres, más quiero a mi vaca"?
Si es que no se puede tener más falta de respeto hacia un animal que nos lo da todo. Primero se las trató de locas y ahora de pedorras.
Insisto en mi idea de siempre de que en la próxima vida quiero ser vaca en Asturias. Lo de Asturias, ya supone una diferencia notable con mi actual existencia.
Prpongo un lema para una próxima manifestación:
" Todos somos vacas".

chuliMa dijo...

Santo cielo ¡¡¡ y una cosa lleva a la otra Sr Ingle. A mi tampoco me importaria tener las mismas pezuñitas que una cabra, pero supongo, que empezaria por las patas y posiblemente terminaria con los cuernos y aunque el rabo es util para espantar moscas y demás bishejos, ¿donde lo meteria? ¿Tendria que prescindir del tanga para volver otra vez a usar bragitas sobaqueras?
Uf..cuanta inquietud me ha planteado usted.

Muuuu-shos besos

Akroon dijo...

Sr. Ingle;

El secreto de los canguros no está en las bacterias de sus intestinos, sino en el hecho de que están boca abajo, como el resto de habitantes animales y humanos del hemisferio sur. Lo que pasa es que por la naturaleza propia de los canguros, estar boca abajo les favorece sobremanera en lo que a metano se refiere.

Este puente vi burros y ovejas. Vacas menos. De los burros tengo fotos. Sé que tal vez le importe un pito, pero mire, me he acordado ahora.

Querido, le veo muy concienciado con el medio ambiente y el calentamiento global. Es bien sabido que siempre hemos andado calentándonos los unos a los otros, y mire, aún estamos vivitos y coleando.

Yo, lo de las bacterias en las vacas no lo acabo de ver claro. ¿Y si se ponen a dar saltos? Se darían con las ubres en el suelo al descender, y eso tiene que ser muy doloroso... si no, que les pregunten a las viejunas que juegan a voley en la playa en top less, que ellas saben de eso.

En cuanto a los divorcios por metano... Sr. Ingle, Usted quiere acabar con una parte de mis potenciales clientes, ¿verdad? ¿Qué le he hecho yo? Deje que la gente se divorcie a gusto y se pelee por repartirse los bienes. Y que la Iglesia se preocupe de repartir (h)ostias y listos.

De todos modos, si alguien quiere ahorrarse un costoso divorcio o vivir en comunión con las ideas de la santa madre iglesia, se puede optar por mandar al marido al establo o vivir directamente al aire libre.

Sí, dejemos en paz a las vaquitas y como mucho, creemos automóviles capaces de funcionar con el metano que ellas desprenden y así, aprovechamos la energía al cien por cien.

Y Adán y Eva no comieron la manzana del árbol prohibido siendo ello una metáfora de que la genética no debe alterarse (cada día me deja Usted más perpleja y admirada por su capacidad de raciocinio), no señor: ellos fornicaron como salvajes jadeando y sudando, y por ello dios les dijo que para esos menesteres no estaba el paraíso... y los castigó a ganarse los preservativos con el sudor de sus sienes. Qué cosas tiene dios a veces.

Como puedo comprobar (pese a no haber releído el comentario) que deliro en demasía, no me excederé en parlotear, que después, arreglarlo cuesta más.

Sr. Ingle, está Usted con una actividad frenética... he guardado el látigo en el desván, porque aquí me acumula polvo.

Es Usted sorprendente.

JOHNNY INGLE dijo...

Sra. Akroon: estoy con actividades frenéticas según para qué. Lamentablemente, la hiperactividad no se extiende a otros órdenes de la vida. Escribo y derribo muros, eso es casi todo. Hoy compré tres botellas de vino y ni siquiera son para mí.

Repare en que yo no hablo de CALENTAMIENTO global, sino de CALENTÓN global. A mi entender, lo único que hay y habrá es un gran calentón global, y la gente chingando a diestro y siniestro.

Sra. CHULIMA: Se me han puesto los pelos de punta pensando en la combinación tanga-pezuñas. Mire a veces me las arreglo para componer imágenes raras, pero eso, uf, ¡es más de lo que puede tolerar mi sensibilidad pueblerina!

Sra. MILA: si usted se apunta a ser vaca de Asturias, yo quiero ser toro de Osborne, con vaya par de cojones.

Sra. ILLYAKIN: las hipotecas tienen ese efecto, sí, pero se ve neutralizado porque también es cierto que las hipotecas contribuyen a que los hijos de los banqueros logren independizarse a la menor que canta y con gran holgura y solvencia (chalet de 400 metros, Porsche Cayenne en el garach, etc.).

Sra. Zafferano: A Usted le gusta el queso. Todos queremos queso. Pero le cuento un secreto: Llevaba como tres o cuatro años sin probarlo. La semana pasada me tentó un queso fresco de ARico, me lo traje, y voy a tirarlo por la mitad. Vez que lo como, retortijón que me da. Es veneno. Palabra de Crispin.

JOHNNY INGLE dijo...

Efectivamente, George, los motivos de divorcio son de risa y son infinitos. Lo que me reí yo de esos que se divorcian porque las esposas estornudaban como gatos. Pero da repelo, creo que yo tampoco lo soportaría. Son de risa, y sin embargo algunos se ponen a llorar, con lo bien que se revuelve uno solo en la cama (eso si no rechinan los tornillos, como en la mía).

SR. VANIA: El aprovechamiento del metano de las vacas es, efectivamente, una opción tentadora. De hecho pensaba haber escrito un párrafo al respecto, pero luego se me pasó. Lo que quería añadir es que se podrían respetar las faltulencias de las vacas y recolectarlas: es simple, se ata un globito al rabo de la vaca y con una cánula se dirige el gas al interior del globo. Todas las tardes, el granjero, según ordeña la vaca, retira el globo repleto de metano y, hala, a la bombona.

KOTI: Cada vez que lea una noticia rara como un perro verde, me acordaré de ti. Y miraré primero en tu blog por si ya escribiste al respecto. A mí casi se me saltan los ojos de las órbitas cuando leí lo de los canguros y las vacas. Parece una noticia para el 28 de diciembre...

Salud.

el_Vania dijo...

Sr. Ingle:
He tenido en cuenta sus observaciones al respecto de mi nuevo tema y he bajado la pista del bajo, valga la redundancia.
El problema está en que en el hosting donde cuelgo las canciones, se les ha ido todo al garete, así que de momento y hasta nuevo aviso, no funcionará en iTunes lo nuevo.
Si quiere escucharme, cosa que me enorgullece y honra a partes iguales, tendrá que ser desde "El Planetoide" directamente.
Un abrazo.
Salud/OS!

el_Vania dijo...

Sr. Ingle:
Ignore el comentario anterior. He cambiado el código, he resucitado la vía iTunes. Y además, con la canción mezclada de nuevo según sus observaciones.
Tenía razón. El bajo, estaba alto. ¡Qué paradoja!.
Reciba un abrazo enorme.
Salud/OS!

Edmundo Mantel dijo...

Sr. Ingle;

Una tía mía se separó alegando que a mi tío "le olían los pies". En cambio, él, un día que estábamos a solas en su granja, me confesó que "ella va de monjita, pero yo sé que ha estado yendo a discotecas y fumando, como si fuera mujer soltera".

Por otra parte, conozco a un menda que quería tanto a su novia, pero demoró todo lo que pudo la fecha de la boda porque no soportaba la idea de reprimir sus gases en el lecho conyugal. Finalmente se casó, y anduvo varios meses que por las noches tenía que lanzarse a caminar por el pasillo para aliviarse, para no quedar como un cerdo (o como una vaca) con su recién estrenada esposa. La última vez que hablamos del tema, me dijo que ya llevaba años tirándose sonoros pedos en la cama como si tal cosa. También me dijo que estaba a punto de divorciarse. Que la temperatura de la cama había subido 0,5 grados.

Yo no creo que haya que hacer nada para salvar al planeta. Creo que las vacas son, por encima de cualquier otra consideración, vacas. Y en cuanto a los canguros, no creo que sean nada muy diferente de eso, de canguros. Animales idiotas y simplones que se pasan la vida comiendo, cagando y saltando.

Y las cosas como están.

Y nosotros a contaminar.

Total, ¿a quién coños le va a importar medio grado más o medio grado menos?.


Perfectos Saludos.

Akroon dijo...

Se me pone Usted a derribar muros. Qué poético. Qué albañil.

Puro contraste, oiga.

JOHNNY INGLE dijo...

Son como los muros de Jericó, Sra. Akroon. Toco la balada de la trompeta, y abajo, muro va!!

Sr. MANTEL: la historia que me cuenta de su amigo me hace recordar la de un también amigo mío que se casó convencido de que su mujer era "tan discreta". Vamos, como los canguros. Que jamás le escuchó una explosión de metano. Sin embargo, justo al cabo de un año, después del primer aniversario que él olvidó, ella de repente comenzó con sus concertinas. Y de menos fue a más la cosa.
Mi amigo no se quiere divorciar, pero dice que está desencantado y que las cosas no son lo que parecen, y no para de pensar cómo se las arregló su mujer durante un año para esconder que, después de todo, ella también era humana y nada cangura...

Sr. Vania: voy al iTunes a ver...

Akroon dijo...

Una caja de sorpresas, lo que yo le diga...

Inés Perada dijo...

Sr Ingle:
!Qué obsesión la suya con el tema del planeta¡
En algo sí le doy la razón, una vez que entra la convivencia, nada resulta tan especial.
Y es que no hay nada como lo cotidiano para matar el deseo.
¿Y aún se preguntan por qué el amor no es eterno?
Su explicación lo deja muy claro...

Salud.

Akroon dijo...

Por cierto, que tanto hablar del cambio climático, me ha recordado Usted que yo también posteé sobre ello. Por si fuera de su interés (pese a que las causas no tienen nada que ver con lo que Usted expone), le dejo el link:

Clic AQUÍ

chuliMa dijo...

Oiga, pues yo me imagino de lo más mona...jajaja
Besos

JOHNNY INGLE dijo...

Leído está, Sra. Akroon, y no le dejo comentario allá, sino acullá, o acuquí, más bien, porque no había pestaña disponible para este menester.

Tiene toda la razón el albañil ese castizo, en cuanto al potencial de los ojos sarteneros para freír buebos. Y es que los ojos, amiga mía, ¡ay los ojos! Tiran más dos ojos que dos buenas tetas, se lo digo yo.

Que recuerde, todas las veces que me he enamorado, ha sido por los ojos (y sin reparar en los tobillos gruesos o en las corvas torcidas).

Lo del bromuro es una leyenda urbana. Yo he estado en la mili y le puedo decir que es cierto que los soldados tienen el aburramiento trasquilado, neutralizado o como se le llame.
Pero no es por bromuro, ni otra sustancia venenosa, sino porque al recluta no se le deja tiempo para pensar, es más, ni siquiera se le da tiempo para hacer pis. Todo el rato están ocupados con actividades necias. O sea: la mente ocupada y el cuerpo agotado. Eso es lo que acaba con el aburramiento. El bromuro no hace falta. Además, que saldría muy cara la dieta del soldado si la arreglamos con tan caro compuesto químico.

Me alegro de que en enero usted estuviera moviendo el culo tan primorosamente y posteara con ese desparpajo. Pero le recuerdo que estamos otra vez a sábado y que le toca...
Y si no lo hace, haré caer sobre usted el látigo con todo el peso de la ley (que es como un camión isotermo de Campofrío a plena carga).